Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

El Sínodo sobre la Iglesia, también doméstica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

Comienza el Sínodo, que no va a ser solo sobre el matrimonio y la familia. Se va a convertir en el Sínodo sobre la Iglesia, algo más que doméstica, el magisterio, la doctrina y el Papa. Cuando escribo estas líneas, todo son rumores. Habrá que esperar. Que si no tendremos las intervenciones escritas de los padres, que si no habrá relaciones ante y post, que si hay un grupo de jesuitas trabajando en un texto paralelo que marcará el mensaje final y las exhortación post, que si un grupo de cardenales va a lanzar un órdago, que si otro va a pedir una intervención magisterial del Papa… En fin, ganas, muchas, de “armar lío” en la entente mediática. 

La dialéctica mata el espíritu y la letra. Y ahí estamos los medios y los mediadores, en la dialéctica. Bien es cierto que un periodista es lo que son sus fuentes, ahora las fuentes en los entornos del Sínodo están hiperactivas. Lo que habría que pedir, al menos en este período de discernimiento en camino, es juego limpio.

Un ejemplo, y no precisamente de ese juego, es la información aparecida en días pasados en varios medios regionales, en la que se decía, con grandes titulares, que “Rouco y otros diez cardenales le plantan cara al Papa”. Como si el cardenal Rouco le hiciera un plante disciplinar al Papa.

La historia consiste en que el cardenal Rouco, y otros nueve cardenales, algunos de ellos de la Curia, han escrito un libro sobre el tema del Sínodo en el que expresan sus posiciones doctrinales en algunas cuestiones claves. Que sepamos, el Papa aún no ha dicho nada al respecto de los temas discutidos. Se supone, con demasiada suposición, que lo que dice, por ejemplo, el cardenal Kasper es lo que opina el Papa. Que puede ser, o no.

Lo que sí sabemos que dice el Papa es que se planteen los temas, se expongan las perspectivas y se debatan. Y ya llegará la afirmación doctrinal, siempre en concordancia con el magisterio de la Iglesia, y con el progreso doctrinal implícito. Por cierto, hay otros cardenales que han escrito también sobre estas cuestiones, y que no están en ese libro, y no sabemos si le han plantado cara al Papa. Como es el caso del cardenal Velasio De Paolis.

En resumen, que por hacer lo que pide el Papa, “se le planta cara”. ¿Al Papa? ¿A los medios? ¿A la opinión dominante? ¿A otros cardenales?

Una última nota: me gustaría saber si el autor de la información ha leído el libro sobre el que construye la historia o está hablando de segundas y terceras. Yo sí lo he hecho. Y no me parece que planten cara al Papa, sino todo lo contrario. Ayudan al Papa y a la Iglesia.

Y, por cierto, no voy a hacer ningún comentario sobre las supuestas maledicencias que se atribuyen, insinúan, al cardenal Rouco sobre el Papa. Basta ya de periodismo ficción. Y si lo es, que se diga. No son pocos los que siguen necesitando la cardenal Rouco. ¿Por qué? ¿Para qué? El tiempo pasa...




·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·