Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Por Jesús Ortiz

Programa incumplido

Los dos partidos mayoritarios han perdido millones de votos en las pasadas Elecciones al Parlamento Europeo.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mientras el PSOE se dispone a cambiar a fondo su política interna y a los dirigentes, el PP, sin embargo, solo  ve un “problema de comunicación” con los ciudadanos. Un problema de “marketing” en suma. 


Un artículo de...

Jesús Ortiz
Jesús Ortiz

Más artículos de Jesús Ortiz »

Con independencia de lo que manifiesten en público, deberían reconocer que la causa de esos dos millones de votos perdidos es el incumplimiento de su programa en cuanto al compromiso con los ciudadanos de primar  una sociedad fundamentada sobre sólidos principios morales: cuando promueve la ley frente a la violencia; en su lucha por la libertad frente a los totalitarismos engañosos; en su defensa de la honradez frente a la corrupción. Por ello el Programa popular defiende la estabilidad familiar como entramado necesario del tejido social, la estabilidad del matrimonio como ejercicio de compromiso libre responsable, y escuela de buenos ciudadanos; la libertad de los padres para elegir el colegio para sus hijos de acuerdo con sus convicciones sin sufrir un coste adicional. 


Los votantes del PP suponían que el proyecto político defendía la institución familiar y facilitaba los valores morales más básicos, tolerando naturalmente otras convicciones aunque sin promoverlas. Por tanto si el PP no desmiente que está siguiendo programa de disolución moral de la sociedad española según los dictados de la ideología de género, entonces los militantes, los votantes y los simpatizantes tendrán razones  sobradas para retirarle su apoyo y perdería otros millones de votos.


En efecto, este mes de abril el Parlamento de Galicia, con mayoría absoluta del PP, ha aprobado una “ley de igualdad” calcada de la impuesta por aquel ominoso gobierno de Zapatero. Y no se trata sólo de no discriminar por razón de sexo, puesto que con ella en la mano un juez podría citar a un padre de familia que advierte a su hijo de los peligros de la homosexualidad, o a una profesora por enseñar en clase que el matrimonio sólo es de uno con una para toda la vida. Me temo que esas leyes de igualdad sí discriminarán al sentido común y a la normalidad de vida, y que el PP la promueva o admita también en otras comunidades como Valencia o Extremadura.


De modo que sí a la igualdad sin nada de discriminación, y un sí claro a la familia como base de la sociedad libre, democrática y constructiva. Por ello si el PP piensa que sólo debe comunicar mejor, y trabajar en la cosmética, tendremos que advertirle que seguirá perdiendo millones de votos por abandonar a los ciudadanos y a la ética humana.


Jesús Ortiz López 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·