Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Previsiones para el nuevo curso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Comenzamos un nuevo curso que, en lo eclesial, vuelve a configurarse a través de lo que pudiéramos llamar los macroacontecimientos.

La celebración del Doctorado Universal de san Juan de Ávila, el próximo 7 de octubre, con una ceremonia en Roma en la que estarán presentes los obispos españoles, supondrá el pistoletazo de salida de la apertura de un intenso Año de la fe. A esta fecha habrá que sumar, por ejemplo, la de la gran Beatificación de los mártires de la persecución religiosa, que aunque se pretende sea en Madrid, hay quien apuesta por que se haga, de nuevo, en la Ciudad Eterna. Y después de san Juan de Ávila vendrá, en el 2015, el V Centenario del nacimiento de santa Teresa de Jesús.

Se podría decir que las previsiones apuntan a que la Iglesia en España vivirá este curso en Roma. Y no sólo por el Sínodo de los Obispos, con amplia representación española, sino por lo que la palabra de Benedicto XVI suponga de aliento para una adormecida motivación eclesial. Tendremos que estar muy atentos a los calendarios de actividades de las diócesis españoles ante el Año de fe que, al menos en la presentación pública, se están retrasando. El hecho de que la Archidiócesis de Madrid esté inmersa en la Misión Madrid, y que la de Barcelona esté rentabilizando aún el Atrio de los gentiles, está sirviendo de referencia para el resto de las diócesis a partir de dos modelos distintos, pero no distantes.

A esta agenda romana debemos sumar, tal y como señala el Plan Pastoral de la

Conferencia, la celebración del Congreso Nacional de Pastoral Juvenil, con el lema También vosotros daréis testimonio (Jn 15, 27) y que se celebrará en Valencia del 1 al 4 de noviembre de 2012.

Entraremos, dentro de los fuselajes, en el estado de opinión respecto a cómo se configurará la Conferencia Episcopal del futuro, no sólo en los cargos de Secretario General y Presidente, sino en los nombramientos de obispos a partir del año del cambio: 2014. El curso 2012-2013 será, ciertamente, de intenso trabajo en la Nunciatura Apostólica. El cardenal Rouco cumple de presidente de la Conferencia Episcopal en marzo de 2014. No debemos olvidar que hay cardenales de grandes sedes europeas, cumplidos los años y presentada la preceptiva carta, prologados largo tiempo. Barcelona es otro capítulo. Salvo el nombramiento de obispos auxiliares, no hay previsión de grandes cambios hasta 2014. Ese año, además, presentarán la renuncia los titulares de Barbastro-Monzón, Segovia, Lérida y Vitoria. Y en 2015, Burgos, Mérida-Badajoz, Astorga, Jaén y Ciudad Real. En 2017, Valladolid, Ávila y Getafe. En 2018, Albacete. En 2019, Toledo, Santander, Tarragona, Tarazona, Canarias y Huelva. En 2020, Zaragoza, Valencia, León, Sevilla y Salamanca... Pero queda mucho tiempo.

José Francisco Serrano Oceja. jfsoc@ono.com

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·