Miércoles 21/02/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Más Magis

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Poco a poco se van desgranando y purificando los recuerdos de la JMJ y se colocan cada una de las experiencias en el lugar de la tierra fecunda que habitan.

Son muchas las realidades de ese Pentecostés global que no han tenido el protagonismo que merecían, y que no buscaban. Una de ellas, símbolo de una nueva época –o acaso la vida de fe no es siempre un nuevo comienzo- es la iniciativa de la Compañía de Jesús, Magis 2011, cuyo coordinador general ha sido el jesuita español Abel Toraño. Una iniciativa, una realidad, que ha hecho que la JMJ sea más JMJ.

En el más puro estilo de la Compañía, de lo que enseña su dilatada historia de santidad, de servicio fiel al Papa, del sentir con la Iglesia esencial de san Ignacio y de su formulación por los primeros, el Prepósito General de la Compañía y su Consejo entendieron e intuyeron lo que significaba la Jornada Mundial de la Juventud, especialmente en este momento en el que su celebración se hace casi tocando la geografía de san Ignacio de Loyola y de san Francisco Javier, patronos indiscutibles de esta Jornada. Entendieron una vez más la llamada y la invitación del Papa Benedicto. Decía el P. Polanco que los jesuitas eran "papistas sólo en lo que tenían que ser y nada más, y aún en eso solamente mirando a la gloria de Dios y al bien común".

Manos a la obra, movilizaron las fuerzas y los esfuerzos para hacer que los jóvenes que viven su experiencia de fe según el carisma de san Ignacio pudieran tener su peregrinación previa, a modo de peregrinantes Ejercicios Espirituales, esa metodología del espíritu y de la persona toda que ha producido no pocas silenciosas revoluciones en la historia. No hace falta haber leído el libro de Chris Lowney, "El liderazgo de los jesuitas. Las mejores prácticas de una compañía de 450 años que cambió el mundo" para saber que el "más de amor que de temor" es puro reflejo del Evangelio.

Como recuerda en una carta de despedida el Coordinador General de esta iniciativa, "Magis ha sido fruto del trabajo de más de dos años por parte de la mesa de coordinadores y el grupo de responsables de cada país, de unos 500 voluntarios durante los últimos meses, de más de 30 empresas y cientos de donantes individuales, más de 15 instituciones religiosas y congregaciones que junto con la Compañía de Jesús han echado el resto".

Pero lo importante no son los números, los más de 3.000 mil jóvenes que se han preparado para encontrase con el Papa en ese itinerario de siempre más amor. Lo importante han sido los testimonios de vida, las conversiones, las vocaciones a la consagración religiosa, al matrimonio, la voluntariado, que han nacido en esa peregrinación que si tuvo una característica fue la centralidad de la Eucaristía. El hecho de que inmediatamente concluida la misa de Cuatro Vientos, ante la imposibilidad de recibir allí la comunión, los jóvenes de Magis 2011 se trasladaran al Colegio del Recuerdo de Madrid y lo primero que hicieran fue recibir la comunión es muy elocuente de una nueva Compañía de experiencia que ya tiene una renovada marca y una fecha marcada para otra cita: Río de Janeiro.

José Francisco Serrano Oceja

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·