Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Expertos en economía

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Dos iniciativas auspiciadas, y en cierta media, o en medida cierta, organizadas por los jesuitas sobre la crisis económica en tiempos no muy lejanos. Una, en Madrid, el Foro Arrupe, en la céntrica y emblemática parroquia de San Francisco de Borja. La otra, y no es ninguna cuestión televisiva, sólo sintáctica y semántica, en Barcelona, en el Centro de Cristianismo y Justicia, bien publicitada y divulgada por los servicios de prensa e imprenta. ¿Dos versiones?; ¿dos formas de enfocar la cuestión?... “Los signos de los tiempos”, que diría un castizo.

Para que no me lleve el “demon” iraní, trascribiré textualmente las tesis enunciadas. Empecemos por el Foro Arrupe, que se está consolidando a la sombra de la calle Serrano. Ponente: el economista Juan José Toribio, Presidente de la Fundación IESE. En su intervención, “enumeró los problemas principales: la tasa de crecimiento muy baja, el problema del desempleo y el desequilibrio del sector público que incrementaba el déficit.

Una de las causas del bajo crecimiento –añadió—es sin duda el descenso del consumo privado ya que este supone el 62,5% y es por supuesto un gran motor de expansión. Hizo referencia también a la crisis del sector financiero, que impide que fluya el crédito para así incrementar la actividad. En realidad, la necesidad urgente de capitalizarse que tienen bancos y cajas hace que, obviamente, sus recursos no fluyan hacia el crédito”.

“Parece, en opinión del profesor Toribio, que la situación económica española habría tocado fondo. Y que a partir de ahí se tendría que crecer. Pero el crecimiento que estamos obteniendo es muy bajo e, igualmente, no se atisba un descenso de las tasas de desempleo”.

“Crisis, ¿un final por escribir? Causas, consecuencias y salida a una crisis de sistema”, título del último cuaderno del centro de estudios “Cristianisme i Justícia”. Autor, Benjamín Bastida, Catedrático de Política Económica de la UB y miembro de “Cristianisme i Justícia”. Señala contundentemente: “Las raíces profundas de la crisis hay que buscarlas en la dinámica del sistema capitalista, que conduce al dominio del sector financiero por encima del productivo y a un predominio de la economía especulativa que acaba convirtiendo la gran economía en una especie de casino universal: beneficio fácil, a corto plazo y arriesgado. Hasta que los beneficios de la actividad productiva dejan de ser suficientes para la insaciable voracidad de los agentes que juegan en este casino: es la muerte de la gallina de los huevos de oro.

Esta no es sólo una crisis financiera, por mucho que se nos repita, explica el autor. Millones de parados en la Unión Europea –más de 4 millones de parados en España desde 2008/9- demuestran que los efectos de la crisis los sufre principalmente el sector productivo, es decir, los trabajadores y trabajadoras. Aunque parezca obvio, a menudo se olvida fácilmente – y quizás intencionadamente, apunta Bastida- que no todo el mundo sufre de la misma forma las consecuencias de la crisis”.

Piense, medite, compare y elija; y si encuentra algo mejor, ya sabe…

José Francisco Serrano Oceja

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·