Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Españoles en el Sínodo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ya se han hecho públicos los nombres de los miembros de Sínodo de los Obispos designados por el Santo Padre. La elección de los españoles no representa ninguna sorpresa. El cardenal Martínez Sistach se ha ganado la plaza de promotor de la Nueva Evangelización con la iniciativa del Atrio de los Gentiles. La elección de monseñor Javier Echeverría, Prelado del Opus Dei, y de Julián Carrón, Presidente Internacional de Comunión y Liberación, representa la lógica aportación de dos realidades de Iglesia de indiscutible relevancia para el presente histórico.

A la hora de escribir este texto, aún no se conocen los nombres de los representantes de la Conferencia Episcopal Española, dado que necesitaban un reconocimiento previo del organismo vaticano competente antes de su publicitación, después de que fueran elegidos por votación en la última Asamblea. De hecho, cuando se hagan públicos, se entenderán, si cabe con más acierto, las designaciones del Papa. Sería plausible que de la Conferencia Episcopal asistiera su Presidente, el cardenal Rouco Varela, y su Vicepresidente, monseñor Ricardo Blázquez, que además fue el anterior presidente. No debemos olvidar que hay un obispo español que es miembro del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización y que, por tanto, ex oficio pudiera estar en el Sínodo: el obispo de Almería, monseñor Adolfo González Montes, reconocido profesor de teología ecuménica.

Estos nombres no tienen por qué cerrar la lista de los españoles que participen en la relevante Asamblea del mes de octubre. No sería extraño que también fueran designados, en calidad de peritos sinodales, de teólogos, de expertos, de consultores, algunos destacados, o destacables, profesores de teología, o representantes de organismos de peso en la Iglesia y en la vida social, por ejemplo, Caritas; o algún Rector o decano de Teología; o algún sacerdote de especial significación por haber puesto en marcha iniciativas de Nueva Evangelización.

Sin lugar a dudas, este Sínodo nos ayudará a entender de que hablamos cuando hablamos de la Nueva Evangelización. Es decir, lo que el concepto tiene de aliento eclesial y de motivación, de nuevo inicio, frente al tópico manido.

Además, se celebra en un momento clave, en el que los sucesos recientes han modificado la forma del ejercicio práctico de la colegialidad. Por ejemplo, el hecho de que se haya cambiado el modo y la frecuencia de las comunicaciones por escrito confiere un especial valor a las intervenciones públicas. El Sínodo será una oportunidad para un ejercicio responsable de la libertad de palabra en la Iglesia, para las intervenciones de no pocos cardenales y obispos que alientan y defienden, también, en los procesos internos de relación con la Curia vaticana, nuevos métodos, nuevas formas y nuevos lenguajes.

José Francisco Serrano Oceja

jfsoc@ono.com

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·