Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Aquellas Edades del Hombre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Fue en el año 1988 cuando en la Catedral de Valladolid, una incógnita artística para la historia, se inauguró la exposición "El arte en la Iglesia de Castilla y León", idea del sacerdote de esa Iglesia, José Velicia Berzosa. Una genialidad que tuvo como referente la exposición "Thesaurus", en Barcelona, y que fue acompasada por el sacerdote José Delicia, durante los paseos por los pinares de Alcazarén, con el literato José Jiménez Lozano. Las Edades del Hombre nacieron, también, al compás de los encuentros de la Iglesia en Castilla y León, denominados "El espíritu de Villagarcía de Campos".

Desde entonces, las diócesis de esa región de España han prestado su patrimonio para hacer posible una propuesta en la que la fe se muestra en todo su esplendor artístico. Esta peculiar historia ha permitido que se expongan y cataloguen más de 4.000 obras y que se hayan restaurado más de 1.800 piezas del patrimonio de la Iglesia. La historia de esta iniciativa ha tenido un largo recorrido que recala, durante estas fechas, en la localidad abulense de Arévalo, con una muestra titulada "Credo".

No son estos tiempos en los que la Junta de Castilla y León, y Caja España, a través de la Fundación las Edades del Hombre, se prodiga en patrocinios, entendidos unas veces como servicio al bien común y otras como una especie de desamortización encubierta. El modelo expositivo de las muestras de Burgos, León, Salamanca, la pretenciosa de Amberes, El Burgo de Osma, Palencia, Astorga, Zamora, la faraónica de Nueva York, Segovia, Ávila o la simbólica de Madrid, llegó exhausto a Ciudad Rodrigo, en donde se produjo la primera gran crisis del proyecto. Ahora, esta iniciativa vive momentos de sequía económica, que no se identifica con la sequía de ideas.

La pregunta que no pocos se hacen es si las Edades del Hombre, como iniciativa de las Iglesias en Castilla y León, ha llegado a su fin como proyecto evangelizador. La Santa Sede, a través del Pontificio Consejo para la Cultura, ha enviado un mensaje de apoyo con un simbólico patrocinio para esta exposición de Arévalo. En manos de los responsables del día a día de la Fundación "Las Edades del Hombre" está introducir esta iniciativa en las coordenadas del Año de la fe y en la vida de la Iglesia, y hacer que la marca sea percibida como un compás de la Nueva Evangelización en esas tierras.

Si "Las Edades" se convirtieran en un empeño cultural para mayor gloria del estatus quo de los responsables políticos, culturales y académicos de esa querida Comunidad Autónoma, serían otras Edades...

José Francisco Serrano Ocejajfsoc@ono.com

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·