Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Dios lleva pañales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cada año me estremezco a pensarlo. Las fiestas que celebramos son un escándalo, que hemos edulcorado con mazapán y polvorón. ¿Cómo podemos afirmar que el Dios omnipotente, aspiración última de todos los hombres -aunque lo disfracen de otros falsos absolutos- entra en la historia? Lo eterno entra en el tiempo, y no lo hace como cabría esperar, si es que nos pudiéramos esperar semejante cosa.

El Dios que es principio de todo, que con solo su palabra creó la luz en la oscuridad, se hace presente en un bebé. El Dios de los filósofos, y el que buscan todos los hombres del mundo a través de las religiones, pesa 3 kilos, y mide 50 centímetros.

El Dios que ha dejado sus huellas en la belleza de la naturaleza, y en el amor humano; que es el final de todo, que puso en funcionamiento el mundo para que volviera hacia Él, necesita llevar pañales.

Es una locura. Cuando lo pienso, me sobrecojo, llena de estupor. Y esta es la noticia más revolucionaria que puede dar un periodista. ¡Imagínense! Si es noticia que viene un Jefe de Estado, cuanto más lo es que Dios mismo entra en la historia. El problema es que estamos vacunados, y cuando escuchamos cómo el tamborilero toca ante el niño Dios, los escuchamos como simple poesía popular.

Voy en el metro, rodeada de gente -más que nunca gracias a la dichosa huelga-, y veo muchas caras cansadas, distraídas, cada uno a sus problemas. Si supieran que todas sus ansias -que bajo otros nombres son ansias de eternidad- se han colmado al aparecer Dios en un bebe... ¡el paro y la familia de los conductores de metro pasarían a un cuarto plano! ¿Donde está Dios?, pregunta mucha gente ante las desgracias. Lo que no saben es, que de todas las religiones, la nuestra tan detestada es la única que habla de un Dios que aterriza en la vida concreta. Ante este misterio, no puedo menos que mantener mi estupor, y desear que las grandes cenas -estupendas, por supuesto- no me eclipsen este misterio de Dios que sale a mi encuentro.

chelizpaula@gmail.com

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·