Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Asturias y la asignatura de religión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

Tiempo habrá de analizar con detenimiento los resultados electorales en perspectiva de presente y de futuro. En síntesis, malos tiempos para la lírica y una mensaje que obliga a pensar con altura la presencia de la Iglesia en la sociedad española.

De momento, algunos datos de lo que está ocurriendo apuntan maneras. Por ejemplo, el caso de la asignatura de Religión en Asturias. De este caso tenemos información precisa por el periódico asturiano “La Nueva España”. Ya se ve que el problema de comunicación es universal.

La reducción de horas, el adelgazamiento del currículo de la asignatura de Religión en ESO y Secundaria y el hecho de que se deje de ofertar en Secundaria, ha provocado una interesante reacción por parte de los profesores de esta asignatura.

El arzobispo de Oviedo, monseñor Jesús Sanz Montes, siempre atento a dar oportuna respuesta a las cuestiones que afectan a la libertad de la Iglesia, y en este caso de los padres que demandan religión para sus hijos, escribió una carta dominical centrando la cuestión en sus términos oportunos. Carta que recibió la airada respuesta de no pocos de los políticos del Principado, en particular, de la Consejera de Educación en el gobierno saliente, Ana González.

Lo más interesante es el protagonismo de los profesores, y de la Plataforma asturiana “Religión en la Escuela”, y su capacidad de movilización social. El viernes 12 de junio, esta plataforma ha convocado una protesta en contra del “duro ajuste laboral” previsto por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Principado de Asturias.

La Plataforma también acordó convocar una manifestación para el próximo jueves 25 de junio en Oviedo. Según un portavoz de esta Plataforma, “el 65 % de los estudiantes de la escuela pública eligen la asignatura de Religión. Así que no sólo pedimos que se gobierne para nosotros, sino también para esas familias que nos apoyan”.

La idea es muy clara: “Estamos hartos de que se utilice nuestro trabajo como arma ideológica”, confiesan, y no les falta razón. La decisión educativa, des-educativa habría que decir, supone un recorte del 33 % en Primaria, del 20 % en Secundaria y hasta del 50 % en Bachillerato. Y afecta a 260 docentes.

Es, por tanto,  algo más que una reivindicación laboral...

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·