Jueves 18/01/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Solidaridad

En el monasterio de San José y Santa Ana de Madrid

Hasta el 14 de enero se expone el monumental Belén que una octogenaria monta para sufragar gastos de carmelitas descalzas

Pilar Tobar pinta y compone las figuras de barro cocido que compra en Nápoles y que se moldean desde el siglo XVII

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las diez carmelitas descalzas del monasterio de San José y Santa Ana de Madrid viven de los donativos, y de la venta de pastas y mermeladas que ellas mismas preparan. Pero también, consiguen sufragar gastos con las aportaciones voluntarias que les dejan las personas que acuden a visitar el monumental Belén napolitano que desde hace once años, monta la belenista y octogenaria Pilar Tobar, ganadora de varios premios.

Pilar Tobar, belenista de 83 años. Pilar Tobar, belenista de 83 años.

A Pilar le ha gustado desde siempre montar belenes, pero su afición se intensificó cuando se jubiló de su agencia de viajes. “Me traslado todos los años a Nápoles a comprar las caras, los brazos, las piernas de las figuras del Belén que yo misma modelo y pinto. Lo más característico de estas figuras son sus rostros, son especiales. No las encuentro en España”, explica esta belenista a Religión Confidencial.   

Los moldes son de barro cocido y se realizan desde el siglo XVII en la ciudad italiana. El Belén cuenta con 105 figuras, además de animales, casas, ríos, montañas, etc. Cada año, Pilar debe renovar las figuras del Nacimiento.

El Belén del monasterio de San José y Santa Ana tarda aproximadamente tres meses en montarlo y solo cuenta con la ayuda de su hermana, unos años más joven que ella.  Además de sus dotes personales y artísticas, en la asociación de belenistas de Madrid recibe semanalmente instrucción y clases para confeccionar cada año belenes espectaculares.

Unas dos mil personas han acudido estas navidades a contemplar este monumental Nacimiento que se puede visitar hasta el próximo 14 de enero en el convento situado en la c/ General Aranaz, 58, (metro Ciudad Lineal, bus 146 y 113).

Patrocinado por Karitours, está abierto al público jueves, viernes y sábados de 16.30 a 19.00 horas y el domingo de 11.00 a 14.00 horas.  

Diez carmelitas de clausura

En este monasterio conviven en régimen de clausura papal (la más estricta que concede la Iglesia directamente del Papa) diez carmelitas descalzas. La superiora del convento, la hermana Milagros (tiene menos de 50 años) informa a RC que tres de ellas son también menores de 50, una mayor de 80 y el resto entre 50 y 80 años.

“Pilar Tobar es familiar de nuestra beata y mártir María Sagrario San Luis Gonzaga y esta fue una de las razones por las que se le ocurrió montar el Belén en nuestro convenito”, explica la hermana Milagros.

La superiora cuenta a este Confidencial que aunque su vocación es muy estricta “la gente de fe valora nuestra vida. El Señor, con la vocación, nos regala el don del desprendimiento y de no necesitar nada del mundo exterior”, señala.

Fieles que les piden oraciones

Tan es así, que cada vez se acercan más personas a pedirlas oraciones, sobre todo por las labores apostólicas, la familia, las conversiones y la salud. “La gente puede llamarnos por teléfono y decirnos por qué quieren que recemos. También se pueden acercar al torno, que abrimos todos los días de 9.30 a 18.30”, explica la madre Milagros. El teléfono es 917 422 691

Las carmelitas solo salen a la calle para lo estrictamente necesario. Las personas tampoco las pueden ver, solo hablan con ellas a través del torno o bien, las escuchan cantar en las misas diarias de 8.30 de la mañana o de las 11 de los domingos, Eucaristía que suele estar llena.  

Milagro de la beata María Sagrario

Estas carmelitas aguardan a la canonización de la beata María Sagrario, martirizada durante la guerra civil. Para ello debe producirse un milagro certificado por expertos. “Gracias y favores se producen muchos, pero necesitamos ese milagro para su canonización”, explica.



Belén napolitano del monasterio de San José y Santa Ana. Belén napolitano del monasterio de San José y Santa Ana.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·