Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Solidaridad

Comenzará a funcionar en las próximas semanas

Una provida que abortó funda una asociación para ayudar a mujeres afectadas tras interrumpir su embarazo

Esperanza Puente pretende cubrir una demanda porque “los servicios sociales solo ofrecen la opción de desprenderte de tu hijo, sin informarte de otras alternativas”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Esperanza Puente se convirtió en una activista pro-vida hace veinte años, después de abortar. Desde entonces lucha para que las mujeres tengan toda la información sobre la mesa, porque los servicios sociales “ofrecen solo una alternativa, la de interrumpir tu embarazo sin informarte de que existen asociaciones y ONG que te ayudan a sacar a tu hijo adelante”.  Por esta razón, acaba de fundar la Asociación Voz Post Aborto para ayudar a las mujeres a superar este trance. 

Asociación Voz Postaborto. Asociación Voz Postaborto.

Esperanza Puente ha asegurado a Religión Confidencial que hay personas dentro de la Seguridad Social que cobran comisión por cada chica que aborta. “No tengo pruebas, pero sé que es así porque tengo chicas para aburrir que corroboran mi argumento. Y no me importa que me denuncien”.

La lucha de la activista es con los Servicios Sociales. Declara que es muy difícil entablar relaciones con los trabajadores sociales y demás personal porque estos solo ofrecen la opción del aborto, incluso en ocasiones presionando a las chicas.

“Muchas veces llegan a pensar que esta es su única opción y van como corderos al matadero. Y yo me pregunto, ¿dónde está la liberalización de la mujer?”, declara Esperanza Puente a este confidencial quien asegura que a “algunas chicas les han llegado a decir que los pro-vida les robamos a sus hijos”.

Después de haber ejercido como presidenta de la Asociación de Víctimas del Aborto y portavoz de Red Madre, Puente ha fundado la Asociación Voz Post Aborto con tres funciones específicas: atender a las mujeres después de este trance, formar especialistas que las ayuden en el terreno psicológico y que las mismas afectadas den testimonio. Se prevé que empiece a funcionar en las próximas semanas.

Nadie se ocupa de la mujer tras abortar

Esperanza Puente, que trabaja en la ONCE ha habilitado un teléfono de atención 24 horas para los afectados, y declara a este Confidencial que considera esencial la atención a la mujer después del trance. “Nadie se ocupa de las mujeres que han abortado y especialmente aquellos que más defienden el aborto”. Después de atenderlas y escucharlas personalmente, las deriva a un profesional de su confianza, psiquiatra o psicólogo, para que las trate.

El objetivo que persigue esta asociación es conseguir de los servicios sociales y de la seguridad social que proporcionen una información imparcial a las chicas que se están planteando abortar. “Insisto: la realidad es que solo ofrecen el aborto como única salida a un problema, desde Sanidad, Servicios Sociales y Planificación Familiar. Cuando yo aborté, nadie me dijo que había instituciones que podrían ayudarme a continuar con mi embarazo”, asegura Esperanza Puente.

A pesar de las hostilidades, afirma haberse encontrado con trabajadores sociales con los que ha tenido buenas relaciones. “Hay algunos que tienen conciencia. No hablo ya de conciencia religiosa, sino de conciencia humana. Hay pocos, pero los hay”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·