Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Solidaridad

En Corrales de Buelna, Cantabria

Lluvia de hortalizas para Cáritas en un pueblo cántabro: el Ayuntamiento dona la cosecha de los huertos donde enseña agricultura a los parados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En la parroquia atiendan a 150 familias que reciben con enorme alegría estos productos frescos, que no son los habituales en la donación de alimentos. El secretario de Cáritas parroquial explica a Religión Confidencial su satisfacción con este gesto del Ayuntamiento, que lleva hasta la parroquia el fruto de la cosecha. 


La iniciativa solidaria que se ha puesto en marcha por primera vez este año en los Corrales de Buelna ha beneficiado a todos. El Ayuntamiento decidió poner en marcha un proyecto y contrató a un grupo de 22 desempleados a los que ha dado formación en materia agrícola con el objetivo de que puedan reconvertir su profesión y ocuparse del cultivo de la tierra.

Con la ayuda de técnicos y profesionales, este grupo de personas ha ido conociendo los secretos de un buen hortelano, hasta el punto de que la cosecha, que ya empieza a dar sus frutos, no es pequeña.

Pero el elemento más solidario de esta noticia radica en que los frutos cosechados con el trabajo de los asistentes a este curso de formación van a parar a la Cáritas local, que los distribuye entre las personas más necesitadas. Y no son pocas. De hecho, desde la institución explican que en los últimos años no han conseguido que la cifra bajara de las 130 familias. Si se calcula una media de unos tres miembros por cada familia, son unas 400 las personas que se benefician de esta acción solidaria.

Son los propios trabajadores los que dan traslado de los frutos de la huerta hasta la sede de Cáritas. Allí, se organizan para efectuar el reparto por los cauces habituales, pero cuando entra una cantidad grande de productos perecederos, van avisando a las familias para que no se echen a perder.

Aunque en otras ocasiones reparten comida fresca –por ejemplo, la que donan los organizadores de las múltiples competiciones deportivas que se celebran allí- la cantidad de alimentos de la huerta que los técnicos prevén que llegue hasta Cáritas es muy superior. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·