Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Solidaridad

Es urgente una formación pastoral

José Carlos Bermejo: “Los religiosos que ayudan a morir en paz necesitan más preparación”

La CONFER organiza unas jornadas sobre la muerte digna en las que se reflexionará sobre lo que ética y legalmente está alineado con el Evangelio

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Conferencia Española de Religiosos (Confer) organiza unas jornadas tituladas “Me voy haciendo mayor, ¿de qué recursos humanos y espirituales dispongo?". Uno de sus ponentes es José Carlos Bermejo, religioso Camilo y director del centro San Camilo de Madrid, una clínica asistencial y de humanización de la salud, más conocida por sus cuidados paliativos. 

Jose Carlos Bermejo, religioso camilo y director del Centro San Camilo. Jose Carlos Bermejo, religioso camilo y director del Centro San Camilo.

José Carlos Bermejo dará las claves de salud relacional en el proceso de envejecimiento personal y como religiosos en particular. También intervendrán el teólogo y psicólogo Valentín Rodil Gavala y Rosa María Belda Moreno, licenciada en medicina y ex coordinadora de Cáritas en varios programas. Reflexionarán sobre vivir sanamente el duelo o el significado de la muerte digna y las voluntades.

En declaraciones a Religión Confidencial, José Carlos Bermejo, doctor en Teología pastoral sanitaria, afirma que en la sociedad actual “hay una necesidad de alfabetización ética. Confundimos términos. No comprendemos bien lo que es una sedación paliativa, o una limitación del esfuerzo terapéutico, o una negativa al consentimiento. Con frecuencia metemos todo en un saco difuso llamado eutanasia y no sabemos discernir lo que ética y legalmente está alineado con los valores del Evangelio y lo que contribuye a humanizar el morir”.

Acompañar a morir

Su larga experiencia en acompañar a las personas a morir, le avala para manifestar que  la sociedad actual tiene “una deshabituación de la ritualización del paso, del morir. Tenemos el desafío de ser portadores de Buena Noticia y acompañantes deseados por el bien que podemos hacer. Para eso, necesitamos urgentemente una preparación pastoral en materia de salud, de bioética, de acompañamiento en el morir”.

En su opinión, la gente buscará a los  agentes de pastoral si hacen bien su trabajo. “De lo contrario, desearán su ausencia. Por eso, tenemos el desafío de formarnos en competencias relacionales, emocionales, éticas, culturales y espirituales”.

A la hora de la muerte,  Bermejo explica que es importante en los cuidadores una atenta escucha empática, el interés por las necesidades del otro, el abrazo “sin agujeros” (apretadito y en silencio), la acogida de los sentimientos y de las preguntas sin respuesta. Así  “favorecemos que el enfermo cierre su vida, recapitule, encuentre paz en su corazón, perdone y pida perdón”.

Sobre los sacramentos, señala que los creyentes contamos con ellos, “que son una cristalización de la sacramentalidad difusa en dinamismos humanos y de cuidados. Quien lo desea celebrar, preferiblemente con enfoque comunitario, se da a sí mismo la posibilidad de disfrutar de la Gracia y vivir en clave de fe la presencia de Dios. El no creyente o creyente de otras religiones, ha de ser acompañado igualmente en su dimensión espiritual, respetando sagradamente sus claves de fe y sin proselitismo”.

Testamento vital de los religiosos  

Bermejo explica que para los religiosos “la comunidad constituye un referente afectivo para el cuidado, para la expresión de los ritos que humanizan el proceso final de la vida. A veces surgen algunas discrepancias entre criterios de familiares y religiosos, y es conveniente tener elaboradas directrices previas o testamento vital para ayudar a tomar decisiones en los conflictos éticos posibles”.

Para este religiosos Camilo, el duelo es una experiencia personal de adaptación en el que la persona se ve obligada a reinventarse sin el vínculo que tenía con el ser querido, transformando su vida y cultivando el recuerdo y la esperanza. “Es una tarea personal, pero cuando se complica, es conveniente una ayuda externa”, apunta.

Estas jornadas se celebran los días 11 y 12 de marzo en la sede de las Religiosas del Amor de Dios en Madrid.

 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·