Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Su página de Facebook pasa de 3.000 a más de 10.000 amigos

El rostro de paz de una carmelita a punto de morir se convierte en fenómeno viral en las redes sociales

La hermana Cecilia María del Carmelo de Santa Fe de Argentina falleció de un cáncer con 43 años. Pide celebrar una fiesta en su funeral

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El padre Emilio, carmelita descalzo del Teresianum de Roma comparte con Religión Confidencial un fenómeno viral que ha conmovido a toda la Orden: “Las fotos de la hermana Cecilia María, que había fallecido en el Carmelo de Santa Fe de Argentina, compartidas en la página de Facebook de la Curia General de los Carmelitas Descalzos, habían sido vistas el pasado domingo por más de 700.000 personas y se habían compartido más de 6.000 veces. La página ha pasado de tener 3.000 amigos a más de 10.000. Estamos muy impresionados y creo sinceramente que el Señor quiere decirnos algo por medio de la hermana”. 

La hermana Cecilia María con su familia en el hospital. La hermana Cecilia María con su familia en el hospital.

El padre Emilio manifiesta a este Confidencial que cuenta en su haber con cientos de mensajes directos pidiendo oraciones y manifestando el consuelo que enfermos han sentido al ver las fotos de la hermana.

A la hermana Cecilia María se le detectó un cáncer de lengua el pasado mes diciembre. Fue empeorando progresivamente hasta que el 13 de junio le fue diagnosticada una metástasis pulmonar. Antes, el 2 de junio, le había sido realizada una traqueotomía, por lo que a partir de esa fecha ya solo pudo comunicarse a través de un cuaderno. Sus sobrinos, al estar prohibido a los niños subir a las habitaciones, se reunieron la víspera de la operación en la fachada del hospital, para saludarla con carteles y una suelta de globos, para gran alegría de la hermana.

¡“Chau Ceci .... te voy a extrañar mucho! ¡Qué tu sonrisa desde el Cielo, ilumine nuestro caminar!
Te quiero mucho y bien lo sabés!”. Así se despedía una carmelita seglar de la hermana Cecilia María, de Carmelo de Santa Fe en Argentina, que se encuentra a unos 460 km al noroeste de Buenos Aires.

“La hermana aceptó la traqueotomía como había aceptado todos los tratamientos: con paz y buena disposición”, relata a Religión Confidencial el padre Emilio.  Pocos días después de la operación, un sacerdote le regaló una estampa de santa Teresita con una cita en francés. Ella tomó su cuaderno y escribió: “Yo he encontrado el secreto de sufrir en paz: yo deseo todo lo que Jesús quiera. Dios lo bendiga, me encomiendo para este tramo que me falta....".

No pasaron ni cuatro días de la traqueotomía cuando apareció una fiebre que estaba anunciando la acumulación de líquido en las pleuras del pulmón. Le propusieron una intervención  quirúrgica para detener esta infección en los pulmones. Ella, como enfermera profesional, sabía perfectamente lo que implicaba eso y lo doloroso que era.

La hermana Cecilia María poco antes de fallecer. La hermana Cecilia María poco antes de fallecer.


Habló con otras carmelitas por skype

Sin embargo, accedió, escribiendo al médico de cuidados paliativos: “Yo no sé cuánto tiempo más de vida me quiere dar Dios para estar con mis hermanas, yo no lo quiero acortar”. A sus hermanas les dijo que,  a la hora de responder, se había sentido impresionada por las lecturas del Oficio del día: “Tengan los mismos sentimientos que Cristo Jesús… que obedeció hasta la muerte de cruz”. Aquellas palabras la confirmaron. Solo quería seguir a su esposo hasta la muerte, y muerte de cruz.

Al saber las hermanas en Santa Fe de su decisión, todas la apoyaron en su ofrecimiento y le agradecieron que lo hiciera también por amor a sus hermanas, por estar más tiempo con ellas. Cecilia María, cosa extraña en ella, comenzó a llorar y sus hermanas (estaban conectadas con el hospital vía skype), para animarla, le cantaron el villancico: “No llores más mi vida”…

“A las lágrimas siguieron la paz, la alegría, la sonrisa. Esa que ha inundado e impactado las redes sociales, provocando una lluvia de comentarios, de peticiones de oraciones”, afirma el fraile carmelita.  Los últimos días de su vida, acompañada de alguna de sus hermanas del monasterio, de la familia, de los amigos más queridos, pasaban entre la oración, la sonrisa, el intercambio de comentarios a través de su cuaderno, breves momentos de sueño y mucho dolor.

La carmelita Cecilia María con otra hermana de la Orden. La carmelita Cecilia María con otra hermana de la Orden.


Una sonrisa que recorre el mundo

Todo estaba ofrecido. Y cumplido. En medio del sufrimiento siguió orando y sonriendo y, plenamente consciente de la cercanía de su muerte, escribió una nota rogando que en su funeral hubiera “un poco de fuerte oración”, pero también que no se olvidara encontrar un lugar para la fiesta, para celebrar su Pascua. Cecilia María murió el 23 de junio a los 43 años.

El Papa Francisco le escribió antes de fallecer: “Cecilia, yo estoy cerca de ti. Sé que estás pasando por un momento de cruz, pero también se la paz interior que ´tenés` y el ofrecimiento que haces por la Iglesia. Que sea lo que el Señor quiera que es lo mejor siempre ¿no? Te acompaño con mi oración y mi bendición”.

“En estos tiempos en que es viral lo escandaloso, lo escabroso, el mal, en definitiva, una sonrisa pocos días antes de morir en el rostro de una joven monja, ha recorrido el mundo suscitando en tantos el interés por saber cómo murió. Quizás la respuesta la encontraremos si alcanzamos a saber cómo vivió. Quien la conoció en profundidad aseguran que era verdaderamente una mujer de Dios, transparente, alegre, y totalmente entregada al Amor, atenta siempre a los demás, hasta el final...”, declara el padre Emilio. 

La nota que escribió la hermana Cecilia María. La nota que escribió la hermana Cecilia María.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·