Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

El presidente del Consejo Pontificio para la Familia invitó a rezar por la paz en Siria y propuso el ayuno y la oración a todos los miembros del hogar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Monseñor Vicenzo Paglia declaró el 4 de septiembre que el llamamiento del Papa Francisco por la paz debe ser considerado con seriedad y compromiso por parte de todos. Nos llegan noticias duras y somos capaces de compadecernos pero la mejor compasión es la que se pone por obras. El prelado dirigió un mensaje especial para que las familias vivan también esta Jornada de ayuno y oración.

Monseñor Paglia pidió en su carta que las noticias que interpelan "nuestro corazón, nuestra inteligencia y nuestra fe" deben provocar en nosotros un compromiso. Pidió a los padres que no tuvieran miedo a hacer en su hogar un gesto significativo de ayuno y oración. El presidente del Consejo Pontificio para la familia pidió a los padre que no tuvieran miedo en proponer a los hijos una comida austera y mínima porque es una manera de explicarles lo que está sucediendo en el mundo. Monseñor Paglia declaró en su carta que hay que enseñar a los niños que los hechos horribles que suceden en el mundo no pueden dejar a nadie indiferente, y menos a una familia cristiana. A esto, el obispo añadió que hay que comunicarles "la esperanza de la paz ofrecida por Cristo Resucitado". Con estas palabras el obispo pretendía unir la preocupación por los otros y la virtud de la esperanza, que no puede faltar en ningún cristiano y que donde hay cruz hay también un sepulcro vacío.

El prelado insistió también en que todos los miembros de la familia debían participar de esta comida pobre en comida y rica en oración, especialmente por parte de los ancianos. Ellos, sobre todo si sufrieron épocas de guerra, saben lo que es el hambre y le dan un significado muy profundo al ayuno que puede enriquecer a toda la familia. Por último se dirigió a los jóvenes: "No se quejen si el sábado no habrá mucha comida en la mesa, sino den gracias a sus padres por lo que les ofrecen" Les animó también a pedirles explicaciones y motivos a sus padres por los que vale la pena seguir viviendo en una tierra marcada por luchas y violencia.

A esta Jornada se une sin falta la oración en familia que tantas veces ha demostrado su eficacia. El obispo recomienda la lectura de un salmo, de una página evangélica, un misterio del Rosario, un canto o oraciones espontáneas hechas en voz alta. "Cada familia elija el modo que mejor le parezca para interceder", declaró el miércoles. A lo largo del día de ayer muchas familias habrán escogido participar de esta Jornada de alguna de estas formas. Si no tuvieron la oportunidad, pueden prolongar este día de oración a lo largo de la semana.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·