Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Los lefebvrianos también se despiden del Papa con un gesto de agradecimiento aunque rezan por el que sea elegido, para que "restaure las cosas en Cristo"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A pesar de que precisamente la cuestión del acercamiento con los lefebvrianos ha sido uno de los pocos escollos que el Papa Benedicto XVI no ha podido dejar resuelto en su pontificado, la Sociedad de San Pío X ha emitido un comunicado en el que expresan su "gratitud por la fuerza y la constancia que ha mostrado". También aseguran "rezar para que, bajo la inspiración del Espíritu Santo, los carinales del próximo cónclave elijan a un papa que, de acuerdo con la voluntad de Dios, trabaje para la restauración de todas las cosas en Cristo".

En el texto de sutil agradecimiento aunque también de cierto reproche a Benedicto XVI comienzan por reconocer ciertos avances en las conversaciones que no pudieron llegar a buen término, uno de los objetivos que el Papa se había propuesto en su pontificado .

"Pese a las divergencias doctrinales manifestadas nuevamente con ocasión de las discusiones teológicas mantenidas entre los años 2009 y 2011, la Fraternidad San Pío X no olvida que el Santo Padre tuvo el valor de recordar que la misa tradicional nunca había sido abrogada y de suprimir los efectos de las sanciones canónicas aplicadas a sus obispos después de las consagraciones de 1988", explica el documento.

Precisamente sobre la base de esos dos generosos pasos promovidos por Benedicto XVI fija la Fraternidad el motivo de su gratitud porque "no ignora [la Fraternidad] la opoición que estas decisiones suscitaron obligando al Papa a justificarse ante los obispos del mundo entero" y por esta supuesta "justificación, "le expresa su gratitud por la fortaleza y la constancia que manifestó en medio de circunstancias tan difíciles".

También tienen palabras para el Papa que tiene que venir. De la misma forma en la que suelen explicarlo en sus comunicados, los lefebvrianos aseguran mantener "su apego a la Roma eterna, Madre y Maestra de Verdad, y a la Sede de Pedro" porque así siguen "a su fundador, Mons. Marcel Lefebvre". Pero al mismo tiempo, se ofrecen "para resolver la grave crisis que sacude la Iglesia".

Anuncian que rezarán "para que bajo la inspiración del Espíritu Santo los cardenales del próximo cónclave elijan Papa",pero le piden una característica especial, "que, según la voluntad de Dios, lleve a cabo la restauración de todas las cosas en Cristo".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·