Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

La ciudad cristiana de Malula, el reclamo para la paz en Siria en el que se ha fijado Occidente. Están entre dos fuegos y piden a Estados Unidos que no los ataque

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En el recrudecimiento de las acciones de uno y otro bando en esta ciudad de tradición católica, que conserva aún el arameo, la lengua que habló Jesucristo, ha dado la vuelta al mundo. Muchos cristianos de Malula se han refugiado en la catedral de Damasco, donde el patriarca greco católico, Gregorio Laham, insiste en recordar que un ataque no haría sino empeorar la situación.

En la guerra en Siria no hay buenos ni malos pero sí hay muchas víctimas inocentes, como los poco más de dos mil habitantes de la localidad de Malula. Esta ciudad ha saltado a los medios de comunicación no solo por los constantes enfrentamientos que se viven estos días entre los rebeldes pertenecientes a un grupo próximo a Al Qaeda y los miembros del Ejército de Al Assad, sino porque las voces de sus vecinos son voces cristianas.

Desde los ataques del pasado domingo, los vecinos de Malula, una localidad donde se sigue hablando el arameo, el mismo idioma que se usaba en tiempo de Cristo, los medios de comunicación occidentales han prestado gran atención al destino de esta villa habitada por cristianos. De hecho, un sacerdote de la localidad afirmaba a los micrófonos de la BBC que incluso se han planteado que la falta de protección por parte del Ejército gubernamental haya sido una medida para potenciar que la población estadounidense escuche sus reclamos.

En lo que sí coinciden los cristianos en Siria es en que un ataque occidental solo empeoraría la ya complicada situación en la que viven. Para esta minoría religiosa en Siria, el ascenso de los grupos rebeldes supone una pérdida de libertad, porque están compuestos, en su mayoría, por radicales islámicos que no los respetarán como hasta ahora el régimen de Al Assad.

El patriarca greco católico de Damasco, Gregorio Laham, ha recibido en la catedral a buena parte de los cristianos de Malula que han escapado de los constantes ataques y del fuego cruzado. Para monseñor Laham, una intervención de Estados Unidos solo empeoraría la situación en la que están viviendo y sumaría dolor a los civiles, primeras víctimas de esta guerra que suma ya dos años.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·