Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Fue candidato al Nobel de la Paz en 2015

El ugandés Víctor Ochen lleva 15 años sanando a niños soldados, obligados a matar y a comerse a sus padres

Ha recibido en España el premio a la Fraternidad que concede la revista misionera Mundo Negro. Es el fundador de Ayinet, una ONG que ayuda a las víctimas del Ejército del RLA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ugandés Victor Ochen ha estado en España para recoger el premio a la Fraternidad 2015, que concede la revista Mundo Negro, dirigida por los misioneros Combonianos. Fundador de la ONG African Youth Iniciative Network (Ayinet), ha sido galardonado por su trabajo a favor de la paz en Uganda. Lleva 15 años apoyando a víctimas que fueron obligadas por el Ejército de LRA a matar, violar, cocinar y comerse a familiares y amigos. 

Victor Ochen con miembros de su ONG en favor de la paz, Ayinet. Victor Ochen con miembros de su ONG en favor de la paz, Ayinet.

Una niña que tuvo que matar, cocer y comerse a sus padres, le decía a Víctor Ochen: "Cada vez que trato de cocinar con la olla, veo a mis padres dentro de ella. He llorado y sufrido demasiado". Tras 20 años de conflicto bélico en su país y de haber sufrido él mismo la violencia y la pobreza, decidió hacer algo por sus compatriotas.

Fue la razón por la que fundó la ONG African Youth Iniciative Network (Ayinet), cuyos fines principales son proporcionar atención física, psicosocial y rehabilitación a todas aquellas víctimas de Uganda, sobre todo a los niños soldados, obligados por el Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés) liderado por Joseph Kony a cometer actos abominables.    

Víctor Ochen ha recogió en Madrid, en la casa provincial de los Misioneros Combonianos, el premio Mundo Negro a la Fraternidad 2015 por su trabajo a favor de la paz en Uganda, que concede anualmente Mundo Negro. Los pilares de Ochen para ir por el camino de la paz y no de la violencia, fueron sus padres y la religión.  

Es la segunda vez que está en España y admira nuestro país. Los españoles les trasmitimos una sensación de apoyo que le lleva a pensar que “los africanos nos estamos solos”.

Este ugandés de 34 años es uno de los quince consejeros mundiales de la ONU. La revista Forbes le ha distinguido como uno de los diez hombres más influyentes del continente africano y fue candidato al Premio Nobel de la Paz 2015.

A pesar de haber pasado veintiún años en campos de desplazados internos, de haber tenido que dejar su educación, no poseer nada material, ver como sus compañeros mataban a padres y ancianos, y torturaban a niños y mujeres, Víctor Ochen supo sobreponer las ganas de paz y amor sobre las de venganza y odio. Su plan era ser “la voz de las voces que se ignoran en el mundo, la voz de los sin voz”, ha señalado durante el acto de entrega del premio a la Fraternidad.

Niños violados y mutilados

Víctor Ochen basa su éxito en la esperanza de la paz en África en los jóvenes. Cree que ante todas las adversidades que sufre su país, hay jóvenes con mucho talento. A pesar de su infancia llena de odio y maldad y del secuestro de su hermano, Ochen ha sabido buscar la paz “El bien puede salir de donde ha habido mal”, dijo.

Ante la situación de miseria y dolor en Uganda, se preguntó “¿Qué podría hacer yo por mi país si fuera una persona famosa?”. Y fue entonces cuando fundó Ayinet. Su objetivo principal, además de sanar los corazones de tantos chicos, era poner todas sus esperanzas de paz en los jóvenes: “Ellos son los que deben ser agentes de paz, no de guerra”.

Ayinet comenzó primero ayudando a niñas violadas y niños mutilados por la guerra. Esta ONG fue fundada en 2005 con sede en Lira, Uganda.  Posteriormente, extendió su apoyo psicosocial a las víctimas obligadas a cometer acciones atroces.

Ha llevado a cabo cirugías reconstructivas y ha proporcionado apoyo médico a cientos de víctimas de las zonas afectadas por el conflicto. Restaura la dignidad de los niños heridos, las mujeres y los hombres con necesidad de apoyo. Ayinet cuenta con una unidad clínica y asesoramiento, departamento de finanzas y de proyectos y  voluntarios.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·