Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

España trabaja para reforzar la seguridad en Libia tras el ataque de musulmanes radicales a la Embajada de Estados Unidos. Los países cristianos, en el punto de mira

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras el asesinato del embajador de Estados Unidos en Libia y otras cuatro personas de la legación diplomática en aquel país, España también está estudiando la mejor manera de suplementar los esfuerzos para garantizar la seguridad del personal destacado. Los ataques parecen ser fruto de unos radicales enfadados por la difusión de un vídeo, supuestamente realizado por coptos exiliados en Estados Unidos, difamatorio contra Mahoma.

Desde que se conocieron los atentados, el Ministerio de Exteriores ha aumentado los esfuerzos para grantizar la seguridad de los diplómaticos destacados en países de mayoría musulmana donde se corren riesgos de atentado por motivaciones religiosas. De manera habitual, el Ministerio reevalúa la seguridad de cada legación en función de las necesidades específicas. Y en circunstancias particulares, se pone en marcha un análisis inmediato para tomar decisiones, según explican fuentes ministeriales a Religión Confidencial.

Desde que comenzó la llamada Primavera Árabe, algunos radicales islamistas han atacado intereses cristianos. En Egipto, los coptos han visto cómo su situación empeoraba aún más respecto a la que tenían con Hosni Mubarak, a pesar de que ya entonces eran ciudadanos de segunda. En Libia las cosas no son distintas.

Un embajador español experto en cuestiones de Oriente Próximo reconocía a Religión Confidencial que los nuevos Gobiernos de la zona del Magreb, dominados por bloques de musulmanes más o menos radicales, no favorecen en absoluto a las minorías cristianas que, con la llegada de la democracia, difícilmente consiguen algún tipo de representación política.

A las iniciativas que se pongan en marcha a través del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación para garantizar la seguridad de sus delegaciones, se une la petición conjunta que la Unión Europea va a hacer llegar, a través del Servicio Europeo de Seguridad Exterior, para que las autoridades de estos países garanticen en todo momento la seguridad de los extranjeros.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·