Domingo 21/01/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Primera victoria de un demócrata al Senado en este estado desde 1992

Afirman que la derrota del candidato de Trump en Alabama se debe a la caída del voto evangélico

La aprobación de la gestión del presidente estadounidense entre esta confesión religiosa ha bajado 17 puntos, del 78% al 61%

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Doug Jones vence al candidato republicano Roy Moore y se convierte en el primer senador demócrata por Alabama en 25 años. Algunos analistas han atribuido la causa al descenso del voto entre los evangélicos, grupo de personas cuyo apoyo fue determinante para que el presidente Donald Trump ganara las elecciones norteamericanas.

Roy Moore, candidato republicano de Alabama. Roy Moore, candidato republicano de Alabama.

El analista Mark Silk señala en Religion News Service que el voto evangélico está dando la espalda a la gestión de Donald Trump. Desde febrero, ha pasado del 78 por ciento al 61 los que aprueban la gestión del presidente de Estados Unidos.

"A raíz de la asombrosa pérdida de Roy Moore en las elecciones senatoriales de Alabama, vale la pena señalar una disminución similar en el apoyo evangélico blanco para el candidato republicano", afirma Silk.

Según sus análisis, en 2012, el 47 por ciento de los votantes se identificaban como evangélicos blancos y de ellos, el 90 por ciento votaron a favor del candidato republicano, Mitt Romney. 

Pero el pasado 12 de diciembre,  según las encuestas preliminares   , constituían el 44 por ciento del electorado de Alabama, y el 80 por ciento de ellos votaron por Moore (un 10% menos que hace unos años)

“En otras palabras, los evangélicos blancos estaban menos motivadospara ir a las urnas que los otros votantes, y los que sí lo hicieron tenían menos probabilidades de votar por el Partido Republicano que en 2012”, expone Silk.

Según resalta, es significativo que “los residentes de Alabama que acudieron ayer a las urnas estaban divididos sobre el desempeño de Trump como presidente,  con el 48 por ciento de a favor de su gestión y otro 48 por ciento, desaprobando su trabajo. En un Estado que ganó por 28 puntos (62 por ciento a 34 por ciento), eso es bastante pobre”.

Trump creía que su propia popularidad en Alabama, especialmente entre los evangélicos blancos, empujaría a Moore a la cima, pero no ha sido así.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·