Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Sin la presencia de Blázquez y Cañizares

Rajoy llama a La Moncloa a Carlos Osoro y Juan José Omella

El Gobierno se siente molesto por la nota de los obispos sobre el conflicto de Cataluña

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mantuvo ayer, a última hora de la tarde, una entrevista en La Moncloa con los arzobispos de Madrid, Carlos Osoro, y de Barcelona, cardenal Juan José Omella.

Los cardenales Carlos Osoro y Juan José Omella. Los cardenales Carlos Osoro y Juan José Omella.

La reunión se produce días después de la nota sobre Cataluña dada a conocer por los obispos, tras la permanente de la Conferencia Episcopal, cuyo contenido, tal como se ha contado en estas páginas, ha sentado mal al Gobierno.

Fuentes solventes consultadas por Religión Confidencial apuntan que la entrevista se ha producido a iniciativa del presidente del Gobierno, y precisamente para hablar de esa nota de los obispos y del malestar del Ejecutivo, teniendo en cuenta la gravedad del conflicto que se está viviendo en Cataluña, donde el escenario conduce a la proclamación unilateral de la independencia.

Al parecer, la cita a Osoro y Omella no ha sido conocida con anterioridad por el presidente del Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, ni por el presidente, Antonio Cañizares.

Rechazo en el Gobierno

Tal como ha informado Religión Confidencial, las reacciones a la nota de los obispos en ámbitos del Gobierno y del Partido Popular han sido de malestar. Javier Maroto, vicesecretario del PP, pidió a los obispos “dejar la política a los políticos”. “Creo que la Iglesia -dijo- siempre acierta cuando se mantiene en posiciones que pertenecen a la moral y a la ética y deja la política para los políticos. Ésa es la posición que siempre ha llevado a la Iglesia a acertar, y que debería ser también en esta ocasión”.

Un miembro destacado del Gobierno expresó su disgusto por el contenido del comunicado diciendo: “Esa toma de postura de los obispos nos va a hacer replantearnos la actitud ante los Acuerdos entre la Iglesia y el Estado. Si hasta ahora hemos sido inflexibles en la defensa del marco de las relaciones, ante la presión de otras fuerzas políticas, lo mínimo que pedimos a los obispos es lealtad recíproca a la hora de afrontar las cuestiones que afectan al bien de España”. 

Por su parte, la consigna de la vicepresidenta, Sáenz de Santamaría, habitual interlocutora con la Conferencia Episcopal, fue mantener el silencio, una vez que el Gobierno entregara una nota verbal de protesta ante la Santa Sede de la que se espera la respuesta por estas fechas.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·