Miércoles 20/06/2018. Actualizado 01:38h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Afirman que, si se suprime la asignatura, habrá que abolir artículos de la Constitución

Profesores de Religión: “Hasta China busca acuerdos con el Vaticano y en España quieren derogarlos”

Docentes de centros estatales denuncian que la radicalización de partidos, incluido el PSOE, se está cargando "décadas de convivencia"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Comisión de Educación del Congreso ha instado al Gobierno a derogar los acuerdos con la Santa Sede y a sacar la asignatura de Religión fuera del sistema educativo. La Asociación Profesional de Profesores de Religión en Centros Estatales (APPRECE), denuncia: “Que 18 parlamentarios quieran suprimir la libertad religiosa en la escuela española es más que preocupante”.

Profesores de religión de APPRECE. Profesores de religión de APPRECE. ReligionConfidencial

El sindicato APPRECE considera que estos parlamentarios, “además de haberse equivocado de siglo, eliminan uno de los saberes que mayor influencia han tenido y tienen en la humanidad: el saber religioso, la educación de la inteligencia espiritual, la apertura a la trascendencia, base esencial de la cultura española y europea”.

El presidente de APPRECE, José María Guardia, afirma a Religión Confidencial:  “Como las proposiciones no de ley carecen de efectos jurídicos vinculantes, esperemos que todo se quede en el autorretrato que nos han dejado esos 18 vivientes en su mundo imaginario, sectario y excluyente”.

Críticas al PSOE

Guardia recuerda que el actual estatuto de las enseñanzas de religión es fruto de gobiernos de un PSOE creador de puentes para la convivencia entre creyentes y no creyentes. “Su actual radicalización, pidiendo la derogación del acuerdo Iglesia-Estado y de los convenios con las confesiones religiosas, conduce a las dos Españas y a la división y enfrentamientos entre ellas, cuando llevamos cuatro décadas conviviendo en paz y libertad en una escuela, que respeta la elección voluntaria de la religión”.

En su opinión, los partidos debieran centrarse en hablar de mejorar la calidad de la enseñanza en lugar de dividir a la sociedad española, “lo cual no es política sino ideología trasnochada que no va en la dirección europea. Hasta Syriza en Grecia, mantiene el Estado confesional ortodoxo. Cuando asistimos a una consolidación de los acuerdos concordatarios y a su progresiva expansión a otros Estados (hasta China busca acuerdos con la Santa Sede), en España hay políticos que quieren eliminarlos”.

El presidente de APPRECE no se explica que mientras más de la mitad de la población en edad escolar elige la asignatura de Religión católica (sin contar con el porcentaje de otras confesiones religiosas), algunos políticos, en vez de representar democráticamente a esta mayoría, luchan por sus ideales políticos e ideológicos.

Implantar su ideología

Hace tiempo que algunos políticos cayeron en la cuenta de que los centros educativos son una de las mejores canteras para implantar su ideología. De ahí, que haya siempre quienes quieran imponer su ley de educación. Además, mientras defienden la expulsión de la enseñanza religiosa de la escuela (que se elige voluntariamente), implantan de forma obligatoria otras asignaturas de contenidos no consensuados”, dice Guardia.

El presidente del sindicato opina que existe una gran crisis en los partidos de izquierda y quieren recuperar esa identidad laicista y excluyente; “y uno de los pilares de la ideología decimonónica de izquierdas es ir en contra de la Iglesia católica”.

Subraya que, si se sacara la religión fuera de la escuela pública, los profesores de religión quedarían en el paro.  “Hay quien piensa, equivocadamente, que seguiríamos como docentes de cultura religiosa, cuando unas de las perennes críticas que nos hacen los laicistas es que no accedemos a nuestro puesto de trabajo por medio de oposiciones. Y es cierto, pero se olvidan de que tampoco somos funcionarios, sino personal laboral docente contratados por las horas lectivas que impartimos”.

¿Es una forma de persecución? 

“Por supuesto”, señala de manera tajante José María Guardia. “El siguiente paso será denunciar las diferencias entre los colegios públicos y privados ya que estos últimos fomentan la discriminación y la desigualdad social y de oportunidades, porque sólo quien pueda asumir el coste, tendrá a sus hijos en este tipo de centros.

Por lo tanto, para el presidente del sindicato, los alumnos que quieran religión en la escuela querrán ir a colegios donde se ofrezca la enseñanza religiosa en cumplimiento del derecho de libertad de elección, “lo que provocará el resurgimiento de más colegios privados o más solicitudes para éstos. Lo que deberían preguntarse es cómo pueden mejorar la educación de los centros públicos”.

Para este sindicato, la solución no es quitar la asignatura de Religión, sino ofertar una alternativa que dé respuestas a quienes no quieren enseñanza religiosa pero sí valoran otro tipo de contenidos éticos o morales.

Mensaje de tranquilidad

De momento, no contemplan realizar ningún tipo de protesta. “El actual marco legal de las enseñanzas de religión tiene raíces profundas, que no son fáciles de cortar. Queremos transmitir un mensaje de tranquilidad, porque el Estado de Derecho es la garantía para la Enseñanza Religiosa Escolar y su Profesorado”, apunta.

Por último, el sindicato recuerda que, si fuera necesario, habrá quien acuda a los tribunales por interpretar que no se garantiza el derecho constitucional que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

“Es decir, que habría que cambiar los artículos 27 y 16 de la Constitución Española de 1978 y eso son palabras mayores. Hay partidos políticos que van a garantizar el futuro de las enseñanzas de religión en la escuela y el futuro de su profesorado, en la sociedad democrática española y europea”, concluye Guardia. 



·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·