Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

El obispo de San Sebastián sobre el escándalo en la Almudena

Munilla a Femen: “¿Por qué no se encadenan ustedes contra la pornografía?”

Parafrasea a María San Gil: “para que el aborto sea sagrado el ser humano tiene que dejar de serlo y convertirse en cualquier cosa por ejemplo un ser vivo pero no humano”.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado viernes 13 de junio, dos mujeres activistas del grupo radical Femen se encadenaron con el torso desnudoa un crucifijo en el altar de la Catedral de la Almudena, en Madrid, para reivindicar el derecho al aborto libre de las mujeres. El obispo de San Sebastián ha querido realizar una critica directa en la radio a este hecho.


Una de las activistas de Femen que se encadenó en la Almudena Una de las activistas de Femen que se encadenó en la Almudena

Asi, explicaba este lunes el obispo de San Sebastián Monseñor José Ignacio Munilla, en su programa ‘Sexto Continente’ de Radio Maria,  los hechos acontecido es pasado viernes 13 de junio en la Catedral de la Almudena de Madrid:

“Con el lema ‘libertad para abortar’ pintado con tinta negra en su cuerpo, dos mujeres pertenecientes a Femen, desnudas de cintura para arriba se encadenaron al Cristo del altar mayor de la Almudena con el cuerpo pintado con frases del tipo: “el aborto es sagrado”, “el aborto en el altar” y todo tipo de blasfemias e intentos de ofender, con una escenificación que es verdaderamente tristísima. Esto nos ofrece una ocasión muy buena para reflexionar”.-

El aborto es sagrado y María San Gil

“Con esta reivindicación de Femen de que el aborto es sagrado, me viene a la cabeza un libro que ha sido publicado recientemente con el título ‘Aborto cero’, en el cual colaboro con la carta pastoral sobre el aborto. En él hay una introducción, escrita por Maria San Gil, que da respuesta a esto de que el aborto es sagrado. Dice: “para que el aborto sea sagrado, el ser humano tiene que dejar de serlo y convertirse en cualquier cosa, por ejemplo, un ser vivo pero no humano. Recuerdo aquella frase de la ex Ministra Aido en la cadena SER, se colmó de gloria”.

“Esta es una buena respuesta a estas reivindicaciones de Femen sobre el aborto: Si el ser humano deja de ser sagrado, entonces nos podemos utilizar unos a otros, esclavizarnos. Para proclamar que el aborto es un derecho sagrado que yo tengo para poder abortar,  lo que hacemos  es quitarle la dimensión sagrada a la vida humana, decir que alguien es un ser vivo pero no un humano”.

¿Por qué no se encadenan a una productora de pornografía?

“A este grupo de Femen –continúa el obispo- me atrevería a decirle lo siguiente: ¿Por qué no dicen nada ustedes sobre la utilización de la mujer en la pornografía? ¿Por qué no se encadenan ustedes en la puerta de una productora de pornografía? ¿es, acaso, que esto no ofende al feminismo, no ofende a la dignidad de la mujer? ¿es que ustedes no tienen nada que decir al respecto? Es curioso cómo las supuestas defensoras de la feminidad se sienten ofendidas por unas cosas y no por otras”.

“Que me disculpe Femen pero cuando defienden el aborto no sé si son conscientes de que al menos el 50% de los abortados serán del sexo femenino, luego, decir que,  por defender la virtud de la mujer a abortar, tienen derecho a matar mujeres, que son seres humanos del sexo femenino... Pues, ¡Vaya defensa del feminismo!”.

La Virgen, verdadera imagen de la mujer

En resumen, concluye el obispo: “Uno ve el triste espectáculo sucedido en la Almudena y ve un feminismo que es autodestructivo para la imagen de la mujer. En la Catedral la imagen de la Virgen patrona de Madrid estaría mirando con ojos de misericordia lo que ocurría en el altar de su Hijo. Estaría mirando el corazón de quienes allí se encadenaban, porque ella, como madre de misericordia, les conoce. Estaría diciendo: ‘Perdónales porque no saben lo que hacen’. Seguro que fue Intercesora. Estaría rogando por la dignidad de la mujer. Reivindicando la verdadera feminidad. En ella tenemos la imagen y el reflejo de lo que es la verdadera imagen de la mujer”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·