Domingo 22/07/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Anteproyecto en Castilla-La Mancha

Familias de la archidiócesis de Toledo denuncian el enfoque “ideológicamente sesgado” de la ley de violencia de género

La Plataforma Libres para Educar a nuestros hijos afirma que está claramente planteada en clave de oposición hombre-mujer

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Plataforma “Libres para Educar a nuestros hijos”, integrada por padres y madres, maestros y profesores y asociaciones civiles de la archidiócesis de Toledo, ha elaborado una nota en la que se denuncia el enfoque ideológicamente sesgado del Anteproyecto de Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género en Castilla-La Mancha.

Cartel de la Plataforma de las familias de la archidiócesis de Toledo. Cartel de la Plataforma de las familias de la archidiócesis de Toledo.

Esta plataforma solicita al Gobierno regional que plantee el grave problema de la violencia contra la mujer en términos objetivos y con medidas verdaderamente eficaces para prevenir la misma y asistir a las víctimas, en lugar de optar por el adoctrinamiento en la escuela. 

Asimismo, desde esta Plataforma se desea hacer pública la condena del último asesinato de una mujer ocurrido en nuestra Comunidad Autónoma la pasada semana, lo que debe llevarnos a todos a cuestionarnos “por qué estamos fracasando como comunidad a la hora de reaccionar frente a esta lacra social y a concretar actuaciones integrales y verdaderamente efectivas”.

Condena a cualquier tipo de violencia

La nota argumenta siete puntos. El primero de ellos es manifestar su firme oposición y condena a “cualquier tipo de violencia en la familia, especialmente la ejercida contra la mujer y los menores”. Consideran que es una lacra social contra la que ¡todos hemos de luchar con el fin de proteger y asistir a las víctimas y, en última instancia, de erradicarla”.

Mencionan que el Instituto de la Mujer ha impulsado un anteproyecto de Ley en materia de violencia de género que pretende ser aprobado en esta Legislatura. Aunque parte de su contenido puede ser compartido, "su enfoque está claramente planteado en clave de oposición hombre-mujer y en él la única explicación al fenómeno de la violencia contra la mujer radica en el machismo estructural y en las desigualdades entre mujeres y hombres“. Según la Plataforma, no contempla, por tanto, una visión global ni objetiva de  este grave problema de nuestra sociedad.  

Como consecuencia de lo anterior -dicen en el segundo punto-, las propuestas para reaccionar frente al mismo están sesgadas ideológicamente. Basta para llegar a esta conclusión con tener presente que, entre las medidas de prevención, se contemplan propuestas de sensibilización “dirigidas a los varones con el fin de abordar la desigualdad de género entre mujeres y hombres y la construcción de masculinidades alternativas” (art. 8.3) o propuestas de actuación en el ámbito educativo para la “implementación de los principios de igualdad de género, coeducación, erradicación de estereotipos y prevención de conductas violentas (art. 9.2).

Afirman, por tanto, que la ideología de género inspira claramente la propuesta normativa.

Educación afectivo-sexual

El punto tercero se refiere al ámbito educativo. La Plataforma sostiene que el anteproyecto de ley plantea como obligatoria una nueva asignatura, sin posibilidad de opción ni de adaptación por parte de los centros (incluyendo los concertados).

“El contenido de la misma no se limita únicamente a la formación en materia de violencia contra la mujer, sino que va más allá al buscarse igualmente impartir contenidos en materia de educación afectivo-sexual”, apuntan.  

El tenor literal del precepto que la impone (el art. 9.1) es el siguiente: “La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha desarrollará dentro de sus competencias una asignatura obligatoria con contenidos relativos a educación afectivo-sexual y prevención de la violencia de género a impartir tanto en Educación Primaria como en Educación Secundaria Obligatoria para transmitir los valores de igualdad, respeto y diversidad”.

Aunque no se señale expresamente, “resulta evidente que el objetivo último de la norma es hacer obligatoria la asignatura Educación para la igualdad, la tolerancia y la diversidad, en estos momentos en fase de pilotaje en algunos centros de Castilla-La Mancha. Como hemos denunciado en nuestro Manifiesto por la Libertad de Enseñanza parte de sus contenidos son contrarios a algunos de los derechos que la Constitución Española otorga a los padres y a los centros docentes de iniciativa social”, dicen.

Libertad de los centros, limitada

El cuarto punto hace mención al cuarto apartado del mismo artículo 9, en virtud del cual se encomienda al Servicio de Inspección Educativa la tarea de velar por la implementación de los principios de coeducación y prevención de la violencia de género, así como de la impartición de la asignatura con supervisión de libros de texto y material educativo, así como del deber de diligencia en la detección de agresiones de género, incluidas las sufridas por menores por razón de su identidad y diversidad afectivo-sexual.

“De este modo, teniendo en cuenta el actual currículo de la citada asignatura, la libertad de los centros a la hora de impartir esta materia obligatoria será más que limitada”, denuncian los padres y padres de la archidiócesis de Toledo.

En contra de las convicciones  

En quinto lugar, afirman que el alcance de la propuesta excede con creces una única asignatura y afecta a todo el currículum regulador del sistema educativo. “Consideramos que es necesario educar en la no violencia de forma transversal, pero no a través de la imposición de contenidos discutidos que afectan directa y negativamente a la libertad de los padres”, reza el manifiesto.

“Teniendo en cuenta las consideraciones anteriores, resulta claro que la opción del Ejecutivo Regional, a través del Instituto de la Mujer, es no sólo blindar tan controvertida asignatura (de la que existe un informe crítico)  sino incluso ir más allá, al conectarla, sin justificación objetiva, con la violencia contra la mujer, y al obligar a los centros y a padres y profesores a contradecir las propias convicciones morales y religiosas”.

Esta Plataforma denuncia que, de aprobarse así, la propuesta normativa introducirá en el ordenamiento jurídico autonómico, diversas medidas contrarias a la libertad de enseñanza y a la libertad de educación.

Por último, señalan que por las razones expuestas, expresan su rechazo al Anteproyecto tal y como está planteado y solicitan al Gobierno regional que rectifique y plantee el problema de la violencia contra la mujer en términos objetivos, así como que introduzca medidas verdaderamente eficaces en lugar de optar por instrumentos de adoctrinamiento en clave de ideología de género.



·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·