Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:34h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

10.000 personas se manifiestan ante el ataque del gobierno valenciano

La Confederación Católica de Padres de Alicante: “El modelo único de enseñanza pública es propia de países comunistas”

Julia Llopis, presidenta de Concapa en la ciudad, asegura que el problema de la educación no se soluciona cerrando la concertada

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Comunidad Valenciana ha iniciado una serie de concentraciones contra los recortes en la enseñanza concertada: la semana pasada, en Alcoy, y el martes en una repleta plaza del Ayuntamiento de Alicante. Castellón y Valencia se manifestarán en la capital valenciana el próximo 22 de mayo en la plaza de la Virgen. La presidente de Concapa Alicante y vicepresidenta nacional afirma: “Vamos a por todas, están conculcando nuestra libertad”.

Manifestación en Alicante por la libertad de enseñanza. Foto: Concapa. Manifestación en Alicante por la libertad de enseñanza. Foto: Concapa.

“Seguro que la Consejería de Educación no esperaba unas protestas tan multitudinarias y una movilización que esperamos que les haga recapacitar”, ha manifestado a Religión Confidencial uno de los 10.000 alicantinos que el martes llenaron la plaza del Ayuntamiento, acompañados en muchos casos por sus hijos.

La cifra ha sido facilitada por la Policía Nacional, que destaca que “no hubo ningún incidente”. Globos, pancartas y familias enteras ya llenaban la plaza antes de las 7 de la tarde, convocados por Concapa de la Comunidad Valenciana. Entre los asistentes, además de la mayoría de las 1.250 familias afectadas por la supresión de conciertos que ha aprobado el conseller de Educación, Vicent Marzà, había muchas personas que se sumaron a la defensa de la libertad de enseñanza.

En declaraciones a Religión Confidencial, Julia Llopis, presidenta de Concapa Alicante, afirma que “el modelo de educación única que quiere imponernos el gobierno tripartito es propio del comunismo. El gobierno debe garantizar la libertad de educación y no imponer la suya”.

Llopis asegura que “si hay que cerrar los centros concertados se cerrarán, pero no estamos dispuestos a que anulen nuestros derechos y nuestra libertad. A ver qué hacer el señor Marzà con todos nuestros niños”.

La portavoz de Concapa declara que en Valencia “hay una dictadura, no hay diálogo, la religión está sufriendo un acoso sin precedente”. Considera asimismo que el problema de la educación pública no se soluciona cerrando los colegios concertados sino aumentando la calidad de los mismos.

Ataque a los derechos de los padres

Por su parte, Escuelas Católicas de la Comunidad Valenciana (ESCACV), que representa a 300 centros educativos y 13.000 profesores,  ha expresado a Religión Confidencial  que valoran “muy negativamente la resolución sobre conciertos educativos para el curso 2016-17 publicada en el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana el pasado viernes”.

El “arreglo escolar” – expresión que utiliza la Consellería y que resulta preocupante para la enseñanza concertada -  ha supuesto suprimir el concierto en 26 centros – las protestas de la enseñanza concertada, como informó este digital,  lograron salvar a 20 centros que también estaban incluidos inicialmente -, no conceder 30 conciertos solicitados y aumentar en 400 el número de aulas de la enseñanza pública.

“Es un claro ataque a los derechos de los padres, y es un derecho amparado en la Constitución española”, destacan desde ESCAV, a la vez que destacan “la visión estatalista y planificadora de la enseñanza por parte del Consell, como en los regímenes totalitarios”.

Retan al conseller  a un debate público

Como consecuencia también de la supresión de 26 conciertos, publicada el pasado viernes, la enseñanza concertada sigue dispuesta a poner todos los medios para defender su derecho, y ha lanzado un auténtico “reto” al conseller de Educación, pues considera que se ha lanzado un “ataque en toda regla”.

La Mesa por la Educación en Libertad ha propuesto al conseller de Educación, Vicent Marzà, a un debate público sobre la situación de la educación valenciana, organizado por una entidad neutral y con posibilidad de participación de los asistentes, “para así conocer la realidad que no quiere reconocer el conseller”, afirman a este digital.

“Tanto que alardea de diálogo el conseller, lo que denunciamos es precisamente falta de diálogo y transparencia, y que tome nota de que con la educación no se juega ni con la libertad de elección de las familias tampoco”, destacan a RC.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·