Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Propone crear una mesa de diálogo interconfesional

Carmena anima a votar el Plan de Derechos Humanos en el que se incluye la libertad religiosa

Hasta el 4 de noviembre, los madrileños podrán decidir sobre este borrador que pretende normalizar la presencia de las confesiones en el espacio público y educativo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Ayuntamiento de Madrid, a través de la plataforma “Decide Madrid” anima a participar y votar en los tres procesos abiertos del consistorio. Uno de ellos es: ¿Cuál crees que debería ser el Plan de Derechos Humanos de Madrid? En este borrador se incluyen los derechos sobre la libertad de expresión y religiosa.

Manuela Carmena. Manuela Carmena.

“Tras un amplio proceso de diagnóstico y consulta con diversos actores (ciudadanía, personal del Ayuntamiento, entidades y organizaciones sociales, grupos políticos municipales...) para la elaboración del Plan de Derechos Humanos de la ciudad de Madrid, ponemos a disposición de todo el mundo el primer borrador del mismo para su socialización y contraste”, reza la introducción de dicho plan. 

El borrador completo del Plan de Derechos Humanos consta de 24 metas. La meta tercera “Derecho a la libertad de conciencia, religión, opinión e información”, recoge que “todas las personas que habitan Madrid tienen derecho a la libertad de pensamiento y de opinión, conciencia, religión, expresión e información, sin más limitaciones que lo establecido en la legislación internacional y nacional de derechos humanos”. 

En este punto, el Ayuntamiento liderado por la alcaldesa Manuel Carmena se compromete a llevar a cabo unas líneas de acción, entre ellas, un “protocolo de relaciones del Ayuntamiento y todas las confesiones religiosas que garantice el principio de no discriminación, su participación en la elaboración de políticas municipales que les afecten y su acceso a los servicios y equipamientos municipales sin discriminación”. 

También, se compromete a crear una Mesa de diálogo interreligioso con las confesiones religiosas y se realizará un diagnóstico de los posibles puntos críticos existentes desde una perspectiva de derechos humanos que, entre otras, servirá para la futura Ordenanza de Convivencia y regulación del uso del espacio público, la nueva Instrucción para el Diseño de la Vía pública, etc.

Participar en las políticas públicas 

Asimismo, el consistorio madrileño realizará un censo de entidades religiosas y los lugares de culto existentes en el municipio que, entre otras, contribuya a fortalecer las relaciones del Ayuntamiento con las diferentes confesiones (en especial las minoritarias), facilitar su participación en las políticas públicas municipales, informar a la ciudadanía sobre los servicios que prestan (religiosos, sociales, culturales), monitorizar la adecuación de los espacios de culto para la práctica religiosa, detectar posibles problemas para el ejercicio de la libertad religiosa y de culto, etc.

También quieren mejorar la accesibilidad sin discriminación de las confesiones religiosas a la información sobre la normativa, servicios y políticas municipales, los canales de participación en las políticas municipales y en las redes asociativas y comunitarias de barrios y distritos, así como al asesoramiento municipal sobre la regularización de centros de culto y sus licencias, constitución de entidades religiosas, cesión de espacios municipales para la organización de actividades, uso de equipamientos públicos, convocatorias de subvenciones, etc., por ejemplo a través de la elaboración de una guía de recursos.

Por otra parte, se compromete a promover la convivencia entre las entidades religiosas y su entorno, así como la normalización de su presencia en el espacio público y ámbito educativo. 

Asimismo, se favorecerán medidas específicas para luchar contra la discriminación basada en motivos o creencias religiosas desde los servicios y políticas municipales correspondientes: entre otros, información sobre mecanismos de denuncia y atención a las víctimas, monitoreo (desde la Unidad de delitos de odio) de posibles ataques o delitos de odio (islamofobia, antisemitismo, etc.), así como el posicionamiento público en contra de discursos y actuaciones de incitación al odio tanto de particulares como de cargos públicos o políticos.


Aconfesionalidad del Ayuntamiento 

Por otra parte, el gobierno municipal quiere revisar la normativa municipal para garantizar la aconfesionalidad del Ayuntamiento, lo que incluye, entre otras: estudio sobre la cesión del uso del patrimonio, espacios o suelo municipal para usos privados,   para garantizar que no se privilegia injustificadamente a ninguna confesión religiosa, contraviniendo los estándares internacionales de derechos humanos. 

Además, instará al gobierno de la nación a revisar la normativa estatal sobre exenciones fiscales (con impacto en el ámbito municipal) a confesiones religiosas para garantizar un acceso igualitario a las mismas y que no se dan, de facto, posibles privilegios fiscales hacia una determinada creencia religiosa que no fueran conformes a los estándares internacionales de derechos humanos.

En este sentido, también llevará a cabo un estudio jurídico sobre la adecuación a los estándares internacionales sobre libertad de conciencia y religión y sobre el tratamiento equitativo de las diferentes confesiones, de la normativa nacional y autonómica en los ámbitos urbanísticos, funerarios, laborales, civil, penales, educativos, etc., para promover su revisión y adecuación a esos estándares.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·