Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Familia

En un artículo sobre la generación millennial

La revista Vogue alerta sobre los efectos nocivos de la píldora e informa de los métodos naturales

Afirma que la comunidad médica de Reino Unido apoya cada vez más la planificación natural para prevenir embarazos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En un artículo titulado ¿Por qué la generación millennial rechaza usar la píldora anticonceptiva?, inusualmente la revista Vogue en su edición digital, afirma que después de medio siglo desde su lanzamiento, la reputación empieza a resquebrajarse, y sus efectos secundarios tienen mucho que ver.

La doctora Elina Berglund y su marido, fundadora de Natural Cycles. La doctora Elina Berglund y su marido, fundadora de Natural Cycles.

El reportaje destaca que las mujeres más jóvenes están prescindiendo de la píldora a pasos agigantados. “Un estudio del NHS (servicio nacional de salud) del Reino Unido concluye que el uso de métodos voluntarios de contracepción, píldora incluida, entre el número de mujeres que acuden a los servicios de salud sexual y reproductiva se ha reducido en más de un 13 % entre 2005 y 2015”, recoge la revista.

Las causas son variadas. Desde artículos que exponen una posible vinculación entre la píldora y el cáncer, hasta efectos adversos que sufren diariamente muchas mujeres: cambios de humor, hinchazón y aumento de peso entre los más conocidos de una larga lista.

Se da la circunstancia de que, según el artículo, un buen número de mujeres se sienten desequilibradas emocionalmente, con ansiedad y depresión, pero que lo asumen como algo normal y lo asocian a todo menos a la píldora. Para paliar estos efectos, algunos doctores no dudan en prescribir antidepresivos sin tener en cuenta que los síntomas podrían tener tan fácil remedio como retirar el anticonceptivo a la paciente.

Depresión y píldora

“El año pasado, la universidad de Copenhague desveló los resultados de un estudio llevado a cabo sobre más de un millón de mujeres a lo largo de 13 años, y estos no hacían más que confirmar que existe un vínculo significativo entre la anticoncepción hormonal y la depresión. Las adolescentes que toman la píldora combinada son las que sufren un riesgo mayor de ser tratadas con antidepresivos, probabilidad que alcanza hasta un 80 %”, destaca el artículo.

 “Es muy frustrante”, dice Holly Grigg-Spall, autora del libro Sweetening the Pill (Endulzando la píldora), que en breve verá la luz también como documental. “La comunidad médica prima los beneficios de reducir el riesgo de embarazos no deseados y de controlar mejor otros efectos como el sangrado excesivo, y para ellos compensan otros efectos adversos y sobre la salud mental a veces graves; pero la realidad es que puede que haya miles de mujeres con estados depresivos totalmente innecesarios como consecuencia de los anticonceptivos. Y se merecen que se las tome en serio”, afirma.

Presiones financieras

El reportaje menciona que también hay presiones financieras. A los médicos se les anima a recetar en primer lugar los medicamentos más baratos, aunque a veces estos no sean los más indicados para su paciente. “Por ejemplo, en el caso de Reino Unido, un año de tratamiento con la píldora anticonceptiva Levest le cuesta a la seguridad social unas 7,80 libras (9 euros aproximadamente); si esta es Eloine, una píldora especialmente diseñada para aliviar el síndrome premenstrual severo y el acné, le supone un coste de 63,70 libras, unos 72 euros”, dice el artículo.

La realidad de la medicina moderna es que las compañías farmacéuticas necesitan un incentivo económico para investigar nuevos productos”, afirma la doctora Jane Dickson, vicepresidenta de la facultad de salud sexual y reproductiva del Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Reino Unido.

Una app "natural"

“Dicho esto, se antoja necesaria una movilización popular”, subraya el artículo. Una de las que ya se han puesto manos a la obra es la doctora Elina Berglund, fundadora de Natural Cycles, una revolucionaria aplicación que se basa en la temperatura como medio para prevenir o planificar el embarazo.

Gracias a sus conocimientos de análisis estadísticos, adquiridos durante sus años como física de partículas, Berglund creó un algoritmo y con la ayuda de su marido, que también es físico, lo convirtieron en una app.

Esta aplicación, la primera en su género en ser reconocida médicamente como herramienta anticonceptivase basa en el cálculo de la temperatura basal del cuerpo.

“La planificación familiar natural puede ser tan eficaz como la píldora; pero solo si se ejecuta a la perfección y el 100 % de las veces, lo que puede resultar difícil. Cualquier descuido, como medir mal la temperatura u olvidarte una mañana, supone un aumento increíble de la tasa de error”, advierte doctora Jane Dickson.

Aun así, a la doctora Berglund le consta que la comunidad médica cada vez apoya más estos métodos nuevos: “Los servicios médicos están siendo todo lo comprensivos posible en cuanto a las opciones anticonceptivas; creo que ya reconocen la importancia de escuchar a las mujeres que no quieren métodos invasivos u hormonales de anticoncepción, y les ofrecen alternativas”. 



·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·