Sábado 21/04/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Familia

Explica cómo afecta el exceso de juguetes

El blog del profesorado de religión alerta del síndrome del niño hiper-regalado en Navidad

Se trata de un nuevo síntoma detectado por los psicólogos: no valoran lo que reciben

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El blog del profesorado de religión se hace eco de un artículo sobre el síndrome del niño hiper-regalado y cómo le afecta el exceso de juguetes en Navidad. Se trata de un nuevo síntoma detectado por la comunidad psicológica.

Niños saludan a los Reyes Magos. Niños saludan a los Reyes Magos.

El artículo original es de la web ertheo dedicada a la educación y el deporte, texto que le ha parecido “constructivo y educativo tanto para padres y profesores”, al profesor de religión José Antonio Fernández, razón por la cual lo ha publicado en su blog, ha señalado a Religión Confidencial.

El artículo invita a los padres a recapacitar y pensar si durante todo el año no han parado de dar premios a sus hijos sin pensar nada en las consecuencias, solo en darles más y más juguetes, ya sea por capricho, para solucionar algún problema puntual o por deseo.

“Esta continua actitud de comprar y cumplir con todo lo que nuestros niños nos exigen ha provocado que en la comunidad psicóloga ya se hable de un término nuevo, el síndrome del niño hiper-regalado. Nos referimos a la actitud de un chico o chica que no valora lo que recibe, sólo quiere abrir más y más, y recibir todo lo que se le pasa por la cabeza”, alerta el autor.

En qué consiste este síndrome

Para los psicólogos consultados, no se trata exactamente de una enfermedad, sino que el síndrome del niño hiper-regalado es una descripción de la realidad, ya que hoy en día los niños tienen demasiado de todo y en Navidad se acentúa este hecho.

El artículo resalta las características comunes en los niños que reciben una gran cantidad de regalos sin motivo o para suplir una carencia que no pueden aportarles los padres:  baja tolerancia a la frustración, imaginación empobrecida, caprichosos, menosprecio a lo que tienen, materialistas, consumistas y egoístas.

Cómo evitarlo

Para prevenir este problema, lo más importante es el esfuerzo de los padres. Para los expertos la mejor forma de evitar que los niños acaben sufriendo este síndrome, tan típico de la sociedad consumista, es reducir el número de regalos que les hacemos durante todo el año, pero sobre todo por Navidad.

El artículo advierte que es importante para la educación de los hijos trabajar unos valores que “quizá la actual sociedad no fomenta. Una sobredosis de regalos como la que se experimenta en Navidad o durante toda su infancia provoca que no aprendan a valorar las cosas, además de algo más fundamental aún, saber y conocer cómo tolerar la frustración”.

El límite, cuatro regalos  

Desde hace unos años, educadores, psicólogos y padres han difundido la regla de los 4 regalos, una medida con la que no saturar a los niños con muchos regalos, además de evitar comprarles juguetes u otras cosas que no lleguen a usar nunca y se queden vagando por casa. Esta particular regla consiste en obsequiar a los niños con: un objeto que pueda llevar, un libro, lo que más deseen y un regalo para niños que necesiten.

El hiper-regalo de la Fundación Vicente Ferrer

Por otra  parte, el artículo menciona que la Fundación Vicente Ferrer, una de las ONGs más conocidas de España por su labor en la India desde hace más de 50 años, está llevando a cabo una iniciativa muy llamativa bajo el nombre del “Hiperregalo“. Para evitar que estas Navidades veamos por muchas casas un exceso de regalos con los que los niños no jugarán, la fundación propone apadrinar a un niño o niña para darles el mejor regalo de su vida, un futuro más digno en lugares muy desfavorecidos.



·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·