Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

En voz baja

Una valoración de Medjugorje

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Son muchos los fieles católicos que peregrinan al pueblo bosnio de Medjugorje. ¿El motivo? Desde hace 34 años, en dicha localidad presumiblemente acontecen apariciones diarias de la Virgen María. Una persona que recientemente estuvo allí ha querido narrar su particular visión para Religión Confidencial:  

* * *

"Es evidente y palpable que en Medjugorje hay frutos buenos: muchos se convierten después de muchos años alejados de la Iglesia y muchos otros dan un salto importante en su vida de piedad. Sin embargo, hay que ser cuidadoso a la hora de aplicar el criterio de "por sus frutos les conoceréis" pues puede hacerse una atribución de frutos falaz, similar a la que en su día se hacía al sugerir que el fundador de los Leginarios de Cristo era santo porque había muchos frutos de santidad en los Leginarios; en realidad, estos frutos procedían de la entrega de las personas de buena fe que había en los Legionarios, a la que podría sumarse la del fundador, o no.

Creo que los frutos de Medjugorje proceden realmente del intenso espíritu de oración y penitencia que allí se respira. Medjugorje es un pueblo muy tranquilo en el que no hay otra cosa fuera de la oración -con muchas horas de adoración y rosarios a la Virgen-, los sacramentos -Eucaristía y Reconciliación- y la penitencia -ayuno y subidas escarpadas a los montes-. Mucha gente va completamente rota por dentro y buscando al Señor. Si se hace todo eso, es normal que se le encuentre. Dios siempre se nos da en abundancia.

Sobre los sucesos 'extraordinarios' que allí acontecen: creo que hay un claro sesgo; muchos van buscando signos/experiencias y cosas extraordinarias. La gente va predispuesta y atenta -porque no hay distracciones ni se lleva una vida frenética-, leyendo todo suceso extraño en clave de actuación de "la Gospa" -la Virgen-. Algunas cosas concretas:

- Movimientos del Sol o arco iris alrededor del Sol: Medjugorje, al estar en un valle entre montañas, tiene una metereología muy rica y de gran belleza -una de las cosas que más me han gustado-. Los "halos" -arco iris alrededor del Sol- son fenómenos normales aunque no muy habituales. De hecho, un fenómeno metereológico similar ocurrió el 24M en Madrid -y al final gobierna Ahora Madrid, por cierto-, pero la gente no se fijó y no iba con la predisposición de valorarlo en clave de nada. Lo del movimiento del Sol no sé cómo sería, pero si se podía mirar directamente, significa que habría nubes altas -muy frecuentes- entre medias, que quizás por ser discontinuas pudieran dar un efecto de movimiento del Sol. Un ejemplo personal: yo vi una estrella fugaz, pero en Madrid también hay y no las veo porque ni estoy en una explanada todo el día ni tengo apenas tiempo de ver el cielo.

- Endemoniados: Ciertamente, se oyen gritos de vez en cuando en momentos 'fuertes' de adoración al Santísimo, bendición de los sacerdotes o en momentos de intensa oración. Suponiendo que es cierto siempre, no es de extrañar porque así pasa en otros sitios y en esas mismas condiciones. Y, además, es normal que haya endemoniados, porque a las personas que se cree endemoniadas se las lleva muchas veces a Medjugorje dentro de su proceso de sanación.

- Imagen de Cristo resucitado del que salen gotas de agua de su rodilla: La imagen es de bronce macizo hasta la rodilla y desde ahí para arriba está hueca -lo dicen los guías que creen que es una imagen milagrosa-. La imagen debe condensar agua en su superficie muchas mañanas pues hay mucha humedad en esa zona, y esta se debe escurrir por su superficie -se ven marcas de este proceso en la parte inferior de los brazos- hasta la cintura, donde empieza el paño. Allí debe de haber una soldadura mal hecha con alguna grieta hacia el interior, y el agua se acumula en el interior de las pantorrilas de la estatua. Con el agua de lluvia debe pasar lo mismo. Por otro lado, debe haber una muy pequeña grieta desde el interior al exterior de la rodilla por donde sale el agua muy despacio, por eso dura tanto, aunque a veces se acaba porque no sale todos los días. El estudio se completaría mejor viendo los días de lluvia y la evolución de la temperatura ambiente y de rocío y comparándolo con los días que deja de salir agua.

- Curación de una persona que estaba paralítica: Llevaba varios meses en silla de ruedas y los médicos no sabían por qué razón. En Medjugorje, mientras estaba en la montaña durante una presunta aparición, se cayó al suelo y se golpeó la cabeza y recuperó la movilidad. Sin duda es algo sorprendente, que a día de hoy no puede explicarse, pero no se puede considerar un milagro porque según la medicina no constaba que fuera irreversible. Se dan casos análogos todos los días, pero al haber pasado allí, se hace una lectura especial. No niego la acción de Dios, pero creo que no es un milagro.

- Presuntos videntes: Creo que todo, o al menos parte, es falso. No me lo creo. Los mensajes son triviales -aunque son doctrinalmente correctos, quizás porque alguien ayudó a centrarlos- y la historia de estos 34 años es un poco compleja. Es raro que la Virgen se aparezca durante tanto tiempo y todos los días. También lo es que la Virgen haya incluso opinado sobre el aire acondicionado de la parroquia. La vida y ejemplo de los videntes, a veces, deja mucho que desear: uno se compró un coche de 80.000 €, otro se metió en el seminario y se salió, y otra prefirió casarse en vez de meterse a monja como le pedía presuntamente la Virgen -estas dos últimas cosas son por otro lado normales si no se te apareciera la Virgen-. Aunque hay que decir que la ejemplaridad de los videntes no es un criterio de veracidad, pues ver a la Virgen no disminuye la libertad personal.

En conclusión: Medjugorje me recuerda mucho a la actitud de algunas personas en la Semana Santa de España, donde casi se idolatran a imágenes de la Virgen o del Nazareno. Si para muchos que van buscando signos es algo a lo que pueden agarrarse, bendito sea Dios, y que esto les ayude a emprender el camino que luego habrán de ir perfeccionando. Por mi parte, me alegro de haber ido porque a mí también me ha ayudado. Me gustaría volver".


Etiquetas
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·