Miércoles 20/06/2018. Actualizado 01:38h

·Publicidad·

Diócesis

Ofensas gratuitas contra los creyentes en carnavales

El pregonero del carnaval de Santiago arremete contra la Virgen y vecinos indignados lo denuncian al arzobispado

En Gran Canaria, el polémico drag queen que el año pasado simuló una crucifixión vuelve a burlarse de los sentimientos religiosos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El arzobispado de Santiago de Compostela ha recibido numerosas denuncias de los vecinos tras la polémica desatada en la ciudad durante el pregón de carnaval pronunciado por el actor y monologuista Carlos Santiago: utilizó calificativos soeces y eróticos para arremeter contra el Apostol, la Virgen María y Nuestra Señora del Pilar.


Carlos Santiago, pregonero de Santiago de Compostela. Carlos Santiago, pregonero de Santiago de Compostela.

El pregonero aprovechó esta ocasión para arremeter contra las creencias de los cristianos mediante exclamaciones que fueron calificadas de muy irreverentes, groseras y vergonzosas por numerosas personas asistentes al acto, algunas de las cuales optaron por irse para no seguir escuchando “semejantes barbaridades”, contra el Apóstol Santiago y la Virgen del Pilar, publica El Correo Gallego.

Fuentes del Arzobispado han declarado a El Correo Gallego su profundo sentimiento “de disgusto y de dolor” y recalca que no es de recibo despreciar de esa forma las creencias religiosas de los demás y de una forma tan gratuita.

Destaca, asimismo, que numerosos vecinos se pusieron en contacto con la diócesis para comunicarles su disgusto y su dolor. En redes sociales, la mayor parte de las opiniones se mostraron contrarios a la falta de respeto “gratuita” hacia el Apóstol o la Virgen, y criticaron con dureza que el grupo de gobierno del Ayuntamiento contratase a ese monologuista, siendo consciente de lo que iba a contar.

Acto de desagravio              

A última hora de ayer, el arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio Barrio, y el Cabildo de la SAMI Catedral de Santiago, publicaron un comunicado anunciando un acto de desagravio al Apóstol y a la Virgen del Pilar.

 El arzobispado, “haciéndose eco del sentimiento de los católicos y personas de buena voluntad de nuestra ciudad de Santiago y otros lugares, manifiestan su profundo sentimiento de pena por un hecho tan deplorable como el ocurrido en el pregón de las fiestas de Carnaval de este año 2018”.

La diócesis, continúa, que “no es de recibo que se pueda despreciar gravemente la figura del Apóstol que da nombre y hace presente a su ciudad en el mundo entero. Santiago y la Virgen del Pilar están vinculados a la memoria y a la vida de esta ciudad y a todos los caminos que conducen al sepulcro del Apóstol. Sin ellos no seríamos lo que somos en los distintos ámbitos de la sociedad, la cultura, la espiritualidad, etc.”

Por ello, ante un hecho que rompe irrespetuosamente con lo dicho anteriormente, la diócesis invita a un acto de desagravio, “a nuestro patrón el Apóstol Santiago y Nuestra Señora la Virgen del Pilar. Para ello, todos los que lo deseen podrán participar en una Vigilia de Oración en la Catedral, a las 17:30h del próximo sábado, día 17 de febrero.

Falta de respeto de la Drag Queen

Por otra parte, el portal español de la Orden del Temple recoge la polémica que se ha vuelto a repetir, como el año pasado, en Las Palmas.

Los templarios consideran que “Borja Casillas (Drag Sethlas) ha finalizado su reinado drag tal y como lo empezó en 2017, con un espectáculo provocador a la fe de más de mil millones de cristianos repartidos por todo el mundo, con la excusa de defender la libertad de expresión ante quienes le denunciaron por su pasada actuación; curiosamente la misma “libertad de expresión” que no se esgrimió en 2015 cuando se impidió actuar en el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife a la murga “Ni fu ni fa” para evitar una burla hacia el colectivo LGTBI que fue calificada de “homófoba”.

El ganador de la gala Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria de 2017, Borja Casillas, “Drag Sethlas”, confesó el año pasado que “buscaba polémica y lo he conseguido”, mediante un espectáculo con referencias a la Virgen y a Cristo crucificado.  Este año ha actuado vestida de nuevo de Virgen María y de Jesucristo, poniendo en escena La Última Cena, a escasos días del inicio de una “conmemoración tan profunda para la fe de los cristianos como la Cuaresma”, dice la Orden del Temple.


 




·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·