Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Los manifestantes proaborto de Palma podrían enfrentarse a penas de prisión

Diocesis

El Instituto de Política Familiar exige a la fiscalía que actúe de oficio contra el colectivo que el domingo interrumpió la misa de doce de la iglesia de Sant Miquel para proclamar el aborto "libre y gratuito".

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Manifestantes proaborto de Palma de Mallorca Manifestantes proaborto de Palma de Mallorca

Según informa diarios locales, el delegado en las islas, Agustí Buades, advirtió ayer de "la gravedad de lo ocurrido" en el templo, por lo que "si el fiscal no se acoge a lo que establece el artículo 523 del Código Penal", lo denunciará la citada entidad, perteneciente a la plataforma estatal Provida.

Se refirió al delito de quien, "con violencia, amenaza, tumulto o vías de hecho, impidiere, interrumpiere o perturbare los actos, funciones, ceremonias o manifestaciones de las confesiones religiosas inscritas en el registro público del ministerio de Justicia e Interior". Está tipificado con la "pena de prisión de seis meses a seis años cuando el hecho se ha cometido en un lugar destinado al culto" y "con una multa de cuatro a diez meses si se realiza en cualquier otro lugar", según el artículo 523 del capítulo relativo a los derechos fundamentales y libertades públicas.

La plataforma en defensa del derecho al aborto considera que "el anteproyecto de ley que ha presentado el Gobierno del PP contra el aborto es tan terrible, aberrante e insultante que no es de extrañar que haya colectivos que actúen de este modo", según afirmó una de las portavoces, Nina Parrón, en referencia a la "acción reivindicativa" de una treintena de jóvenes. Entraron en la céntrica parroquia de Sant Miquel e interrumpieron el inicio de la misa con una pancarta en la que se podía leer: ´Fora rosaris dels nostres ovaris´.

La portavoz no cree que este hecho sea "censurable", aunque "sí lo es la injerencia de la Iglesia Católica en un Estado laico y en la sociedad". Parrón añadió que "la jerarquía de la Iglesia debería aprender a callarse, porque hace mucho tiempo que terminó el franquismo y los Gobiernos no necesitan estar bajo palio, pese a que éste sigue desprendiendo cierta esencia franquista".

La portavoz lamentó la citada injerencia eclesiástica y recordó que hay asociaciones católicas y creyentes de base que son muy moderados, respetuosos con las reivindicaciones proabortistas y que incluso forman entidades en este sentido, entre ellas la asociación católica en defensa del derecho a decidir.

La plataforma por el derecho al aborto se manifestará el sábado día 15 para exigir la retirada del anteproyecto de ley orgánica que pretende proteger la vida del concebido.

Según el Instituto de Política Familiar, la interrupción que se produjo el domingo "fue un acto de violencia en toda regla que hace un flaco favor a quienes forman parte del movimiento proaborto, ya que las ideas se tienen que defender con palabras y argumentos", según destacó ayer el delegado de la entidad. "En cuanto se muestra cualquier tipo de violencia, sus razones caen por su propio peso", añadió Agustí Buades.


Se sienten "perseguidos"

Además, como esta actuación reivindicada por la organización Antipatriarcals Mallorca no es la única que se ha producido en Palma, el portavoz del Instituto opina que "parece el inicio de una campaña orquestada contra quienes piensan diferente". De hecho, el propio colectivo indicó en una nota de prensa que "las reivindicaciones de este tipo no pararán hasta lograr el objetivo: un aborto libre y gratuito". Pese a que se sienten "perseguidos", desde la plataforma Provida se han puesto en contacto con sus afines "para pedirles serenidad ante las provocaciones y para que defiendan nuestra postura desde la razón y pacíficamente", en palabras de Buades.

Por su parte, el Obispado no quiso hacer declaraciones sobre lo sucedido el domingo debido a que "no tiene sentido que dicha acción se haya producido en un centro religioso", según fuentes de la diócesis, ya que consideran que "la protesta debería dirigirse al Gobierno", porque es quien ha redactado el anteproyecto. En cuanto a una posible denuncia, "tendrá que decidirlo el párroco, que vuelve el miércoles".


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·