Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Proyectos con refugiados en el Líbano y madres embarazadas

Siete diócesis más se unen a impulsar la “gran obra de misericordia” que les ha pedido el Papa

De los 70 obispados españoles, 27 ya han puesto en marcha este deseo de Francisco por el Año Jubilar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde que el Papa Francisco sugiriese que, como monumento del Año de la Misericordia haya en cada diócesis una obra estructural como hospitales, casas para ancianos, niños abandonados, toxicómanos o escuelas, Religión Confidencial ha contactado con los setenta obispados de España, de los que veinte han anunciado ya sus proyectos. Ahora, siete diócesis más se unen a impulsar una gran obra de misericordia enmarcada en el Año Jubilar.

El Papa Francisco en su viaje a África. (Foto: Radio Vaticana).  El Papa Francisco en su viaje a África. (Foto: Radio Vaticana).

Además de las veinte diócesis que anunciaron a Religión Confidencial sus proyectos, estas son las otras siete que se han unido a esta invitación del Papa Francisco.

En la diócesis de Cartagena y con motivo del Jubileo de la Misericordia, el obispo ha querido que este año se centren los esfuerzos en la Casa Cuna La Anunciación, una fundación diocesana que atiende a madres gestantes en riesgo de aborto. Se van a realizar obras para ampliar las instalaciones y atender a más mujeres,  “una casa que es obra del amor de Dios y de la caridad”, define el obispo de Cartagena, Mons. Lorca Planes. La Anunciación comenzó su labor en junio de 2010.  Las Hermanitas de la Anunciación atienden a madres en situación de exclusión social que tienen niños de corta edad. “Las mujeres que llegan a la Casa Cuna son diferentes a las que saldrán de ella. El miedo y la inseguridad quedarán atrás”, afirma Olga, ecuatoriana y madre de una niña de tres años, que conoció esta fundación a través de su párroco. Esta Casa Cuna gestiona además, el Centro de Atención a la Infancia que atiende a los niños de las madres acogidas.  Para cubrir todos los gastos necesitan unos 4.500 euros al mes.

Por su parte, el obispo de Ciudad Rodrigo, Raúl Berzosa, responde a este Confidencial que desde la diócesis se está apoyando con más esfuerzo a Cáritas en los proyectos que tiene entre manos para que "pueda llegar a todos ellos".  

La delegación de Medios de la diócesis de Córdoba indica a Religión Confidencial que el obispado está poniendo en “práctica iniciativas de Cáritas Diocesana o algunas actividades concretas del Seminario Diocesano como fue por ejemplo la visita al Centro Penitenciario”. Desde la Cáritas Parroquial Inmaculada Concepción y San Alberto Magno se ha puesto en marcha el Proyecto Betesda. Su objetivo es la actuación con personas sin hogar y se caracteriza por ser un proceso de acompañamiento que potencia la creación de un vínculo de los técnicos con las personas que viven en la calle, convertirse en sus referentes y conseguir así su acercamiento a los recursos sociales.   Betesda entró en funcionamiento el pasado mes de diciembre. Esta actividad complementa a la que hace Cáritas Diócesana o Cruz Roja.

En la diócesis de Toledo, Cáritas Diocesana ha impulsado el Proyecto Mater, que se ha consolidado en este año 2016. Con la participación del Secretariado de Pastoral de la Salud, la Delegación de Familia y Vida y Fundación COF, este proyecto es la respuesta de la Iglesia diocesana de Toledo a las necesidades de las madres en riesgo de aborto.   El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez Plaza, ha impulsado esta iniciativa por deseo de Francisco y para ofrecer, desde la Iglesia, acogida y apoyo integral a la mujer embarazada en situación de desamparo social o con síndrome postaborto, (apoyo psicológico, sanitario, económico, alojamiento, orientación laboral, etc.). Desde septiembre de 2015 y hasta febrero de 2016 se atendieron a 174 personas, de las que 93 son mujeres y 81 son hombres entre  19 a 45 años. El 81% de las personas atendidas están en desempleo. Desde septiembre de 2015 han nacido 20 bebés mater.

Desde la diócesis de Mondoñedo-El Ferrol anuncian a este Confidencial que su obra de Misericordia consistirá en la adquisición de una ambulancia para atender a una población de casi 40.000 personas en Mali (África), uno de los países más pobres del mundo. Se trata de un proyecto de Manos Unidas que impulsa la diócesis en colaboración con diferentes comunidades, parroquias y grupos. El importe total es de 33,041 euros. Las Hermanas de María Inmaculada tienen un dispensario en la misión que atiende a 740 pacientes por mes y que viven lejos del centro. Sólo hay un médico para servir a 30.000 personas. Manos Unidas quiere financiar la compra de una ambulancia que beneficiará a toda la población (31.080 habitantes).

En la diócesis de Tarazona han creado la tienda A Todo Trapo. “Es un proyecto de inserción socio laboral que utiliza la ropa donada a Cáritas para propiciar la inserción socio laboral de colectivos desfavorecidos a través de la reutilización de materiales textiles. Está destinado a mujeres en situación de exclusión social, mayores de 16 años, desempleadas e inscritas en el INEM y con escasos recursos económicos y se realiza en colaboración con los Servicios Sociales”, señala a RC el Vicario General, Javier Bernal.

Por su parte, el Arzobispado Castrense también se une al deseo del Papa. “Siguiendo las directrices de Su Santidad y en el ámbito de este Arzobispado podemos mencionar, entre otros, los proyectos que desarrolla Cáritas Castrense. En primer lugar, está el plan de escolarización de niños sin recursos que se realiza en cooperación con Caritas de Líbano y el capellán del contingente militar español desplegado en Marjayoun (al este del país), dentro de la zona de responsabilidad de las tropas integradas en el contingente de cascos azules. Otro grupo que se beneficia es el formado por los refugiados afganos que anteriormente eran intérpretes de nuestros soldados el país asiático y que, por amenazas de los fanáticos, tuvieron que abandonar sus hogares”, señalan a este Confidencial. Además, en la provincia de Málaga, en colaboración con otras entidades, se han abierto dos casas de acogida para el personal en riesgo de exclusión. A nivel nacional se mantienen las ayudas a las familias sin recursos y el apoyo a los enfermos con donativos y, sobre todo, con el afecto constante de nuestros feligreses.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·