Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Levanta el secreto de sumario

El juez considera probados los abusos a los monaguillos de Granada

Imputa a diez presbíteros y dos laicos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Concluida la investigación de los presuntos abusos sexuales de un grupo de sacerdotes granadinos, el juez considera que estos hechos quedan probados en su fase instrucción. Por ello, ha procedido al levantamiento del secreto de sumario y a imputar a un total de doce personas.

Arzobispo Javier Martínez pide perdón en nombre de la Iglesia

El juez del juzgado de Instrucción Número cuatro de Granada, Antonio Moreno, considera que los hechos denunciados e investigados son susceptibles de constituir infracciones penales por comisión de delitos contra la libertad e indemnidad sexuales en sus formas de agresiones sexuales, abusos sexuales y exhibicionismo. Todos estos presuntos delitos se habrían cometido en el grado de autoría, participación necesaria, cooperación y encubrimiento. Ante la gravedad de los delitos, el juez ha decidido imputar a un total de 12 personas, todas varones, entre las que hay 10 sacerdotes y dos seglares. El juez señala que todo el grupo de imputados “dispone de abundante patrimonio en común”.

Los hechos comenzaron a investigarse el día 14 de octubre de 2014, cuando el joven denunciante, que ahora tiene 24 años de edad y que se declara miembro supernumerario del Opus Dei, se dirigió a la Fiscalía de Granada para exponer que había sido víctima de continuados y permanentes abusos sexuales por parte de un grupo de sacerdotes incardinados en la diócesis de Granada. Estos presuntos abusos habrían comenzado a suceder en 2014, cuando el denunciante contaba 14 años de edad, hasta 2017, cuando ya contaba con 17 años de edad. Otros tres jóvenes tambien han declarado ante el magistrado haber sido objeto de presuntos abusos.

El mismo auto señala que el denunciante con anterioridad habría dirigido su denuncia al Arzobispo de Granada, Javier Martínez, y posteriormente por carta a la Santa Sede, al Papa, que animó al joven a denunciar los hechos señalados. Al parecen el Santo Padre ha llamado en dos ocasiones al joven para, en nombre de toda la Iglesia, pedirle perdón por los presuntos abusos.

El juez considera que aparecen indicios de que el sacerdote Román Martínez Velázquez de Castro lideraba un grupo de curas y profesores de religión, llamados "el clan de los romanones” en referencia al nombre de pila de su cabecilla, que se dedicaban a captar monaguillos con el presunto fin de infundirles la vocación religiosa para, en realidad, someterlos a abusos sexuales, por separado y en grupo.

Mientras tanto, el arzobispo de Granada, Javier Martínez, se encontraba hasta ayer martes en Roma participando en reuniones de diversas congregaciones de la Santa Sede. Javier Martínez concelebró Misa en la Residencia Santa Marta por invitación expresa del Papa Francisco. Al término de la Misa, el Santo Padre ha saludado expresamente a monseñor Martínez.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·