Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

No se espera ningún anuncio inminente

El Vaticano se tomará con calma el nombramiento de los arzobispos de Madrid y Barcelona

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los nombramientos de arzobispos de Madrid y de Barcelona, para sustituir a los cardenales Rouco y Martínez Sistach, no corren prisa en el Vaticano. Las decisiones se tomarán con calma, y en este momento no se espera ningún anuncio inminente.


Los cardenales Rouco y Sistach Los cardenales Rouco y Sistach

Así lo han explicado a Religión Confidencial fuentes conocedoras que lo que ocurre en la Santa Sede, que han insistido en que esas designaciones no constituyen una prioridad para el Papa Francisco en estos momentos.

Uno de los motivos de que se pueda actuar sin urgencias es la buena salud y alta capacidad de trabajo que muestran los dos titulares de esos arzobispados, es decir, Antonio María Rouco y Luis Martínez Sistach, que desempeñan sus cometidos con toda normalidad.                        

Pero en esa actitud de prudencia late también la certeza de que se trata de dos decisiones de gran impacto en la Iglesia en España, y aun en el propio país, por la importancia de las dos personalidades afectadas y la relevancia de las diócesis que hay que cubrir.

En la Santa Sede son conscientes de que el arzobispado de Madrid, una sede cardenalicia y situada en la capital del país, y el de Barcelona, en este caso también por el problema independentista y en la expectativa de un anunciado referéndum el 9 de noviembre, aconsejan buscar el mejor momento para proceder al relevo.

En esa línea, se ha barajado incluso la opción de anunciar al mismo tiempo los dos nombramientos, precisamente para rebajar en lo posible los ecos y reacciones que se puedan producir.

Las fuentes a las que ha tenido acceso Religión Confidencial apuntan que la decisión sobre los nombres de los nuevos arzobispos puede estar ya tomada por parte del Papa Francisco, solamente a la espera de encontrar la mejor coyuntura para ponerlos en marcha, dentro de ese planteamiento de que no existen prisas.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·