Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Contó con políticos de varios partidos y cargos de la provincia

El obispo de Toledo, impulsor del curso “Renovar la política” a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia

Braulio Rodríguez: “La vida de la ‘polis’ no puede quedar al margen de Cristo, ya que es una dimensión fundamental de la vida humana”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Durante la primera semana de julio, en la Casa de Ejercicios El Buen Pastor de Toledo, se ha celebrado el II curso de verano sobre Doctrina Social de la Iglesia titulado “renovar la política” organizado por la Delegación de Apostolado Seglar a través del Grupo Polis. El curso contó con políticos de varios partidos y cargos electos de la provincia. 

Braulio Rodríguez Plaza, arzobispo de Toledo, durante el curso sobre política. Braulio Rodríguez Plaza, arzobispo de Toledo, durante el curso sobre política.

Braulio Rodríguez Plaza, Arzobispo de Toledo, inauguró el curso animando a los participantes a reflexionar sobre el tema de la renovación de la vida política a la luz de la Doctrina de la Iglesia, porque, según sus palabras “la vida de la polis no puede quedar al margen de la luz de Cristo, ya que es una dimensión fundamental de la vida humana”.

Uno de los miembros del Grupo Polis, Miguel Ángel Martínez, ingeniero de Telecomunicaciones y fundador de una editorial, relata algunas de las aportaciones de los ponentes: “El catedrático de Filosofía Moral y Política y Director de la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo en Valencia, Agustín Domingo Moratalla, realizó un certero diagnóstico de la situación actual desde un punto de vista cultural, político y social, y propuso varios criterios para la acción, destacando la recuperación del humanismo y la correcta comprensión del bien común, como el bien de todos y cada uno”.

Asimismo, habló del concepto del bien común, recientemente rescatado para el pensamiento político contemporáneo, gracias en parte al “efecto Francisco”, pero con el riesgo de desvirtuarse respecto al concepto original desarrollado desde la Doctrina Social de la Iglesia.

También invitó a todos a profundizar y difundir la Doctrina Social de la Iglesia, “que nos aporta claves para poder descubrir, clarificar, discernir y actuar, porque no es un libro de recetas sino un proceso de formación para el cristiano en el mundo”, explica Miguel Ángel Martínez.

Diálogo ante las diferencias

En este curso intervino también Ana Sánchez-Sierra, politóloga, profesora de Doctrina Social de la Iglesia en la Universidad San Pablo CEU, quien expuso un análisis de los principales programas electorales presentados en las últimas elecciones y los últimos análisis sociológicos sobre la orientación del voto y las creencias religiosas, observando la presencia de cristianos que se reconocen como tales en prácticamente todas las fuerzas políticas.

El curso contó con políticos y cargos electos de la provincia de Toledo de varios partidos para que hablaran de su testimonio y sus motivaciones para estar en política. Fue un debate animado, con sus momentos de intensidad, que demostró que las diferencias políticas no deben ser un obstáculo para el diálogo personal y sincero.

Otro de los ponentes fue Josep Miró i Ardevol, miembro del Consejo Pontificio de Laicos, quien calificó la búsqueda del bien común y la actitud de servicio como los pilares de toda actividad política para un cristiano. “La renovación de la política vendrá de la virtud de los políticos, por lo tanto, nuestra primera prioridad debe ser fomentar la virtud”, afirmó Miró. Sin embargo, con la situación actual de los partidos políticos en España, en su opinión se debe promover un impulso cristiano desde abajo, con instrumentos de participación que hay que identificar, coordinar y promover.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·