Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Munilla en el XXXVI Encuentro Nacional de Jóvenes por el Reino de Cristo: “No hay que pescar en pecera, la evangelización se extiende fuera de nuestro ambiente”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Bajo el lema "El que vio da testimonio" jóvenes y familias se reúnen de nuevo en la ciudad castellana de Salamanca para vivir juntos su fe y disfrutar de los grandes ponentes que acuden cada año. En el encuentro número XXXVI han acudido conferenciantes como el P. José Antonio Sayés, el Catedrático de Literatura Santiago Arellano, Juan Manuel Cotelo y el ya habitual monseñor José Ignacio Munilla entre otros.

Desde hace más de treinta años, jóvenes de toda España se encuentran cada año en el Encuentro Nacional de JRC para compartir unos días de formación y convivencia que les permita profundizar en su fe. Jóvenes por el Reino de Cristo nace providencialmente entre los años 1977 y 1978. Un grupo de jóvenes de distintos movimientos coinciden en un encuentro en Ávila y descubren que a pesar de sus diferencias les une un vínculo muy fuerte. Con el tiempo los encuentros se ampliaron a familias (FRC), adultos (ARC) y a juveniles (JURC).

Monseñor Ignacio Munilla clausuró ayer el tradicional encuentro con una conferencia plagada de recuerdos y anécdotas de la reciente Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro. El obispo de San Sebastián ha recordado con especial cariño su visita a las favelas, donde las familias les recibieron muy acogedoras. En particular, recordó que una familia de las más pobres tuvo la generosidad incluso de pedir un préstamo para poder acoger a un peregrino. Monseñor Munilla ha insistido en que la evangelización empieza por uno mismo y que debe prevalecer la transmisión boca a boca en el apostolado. Munilla ha destacado también que "no hay que pescar en pecera" que es necesario evangelizar "fuera de nuestro ambiente". La Evangelización, ha explicado el prelado, no es algo que tenga que tener un horario, sino que debe salir de forma natural.

Los demás ponentes han mantenido el nivel de las ponencias de JRC a lo largo de su historia. Santiago Arellano habló de la supuesta confrontación entre cultura y fe y también del martirio como don de la fe y certificado de autenticidad de la Iglesia. El profesor Marcin Kazmierczak explicó la importancia de leer con fundamento, especialmente en la juventud. Recomendó lecturas como La vida es sueño de Calderón de la Barca y al converso inglés G.K Chesterton. D. Eduardo Vadillo pronunció su conferencia sobre la Vida de fe en la que insistió sobre las características de la fe y el poder de la gracia, que no modifica la naturaleza ni extrae nada, sino que siempre añade.

En el apartado de experiencias y testimonios, el cineasta Juan Manuel Cotelo abrió su corazón a los jóvenes que allí le preguntaban sobre su experiencia y su carrera profesional. Cotelo habló de su película La última cima y de las conversiones que había originado. Reconociendo que no es gracias a él, sino la pura obra de Dios a través de un medio que es el cine, Cotelo narró desde los grandes cambios que había producido en algunas personas, hasta pequeños propósitos que había causado en otras. También aconsejó a los jóvenes que pusieran a Dios siempre en el primer lugar y que no se dejasen llevar por tentaciones de que para evangelizar es necesario transmitir a Dios de forma encubierta. "Si a Dios lo pones en el último lugar, Dios se baja del coche" declaró Cotelo.

La parte formativa y experiencial se vio complementada por la parte espiritual, que en estos encuentros siempre tiene una especial relevancia. Las horas santas fueron dirigidas por el P. Luis Fernando de Prada y por el P. Javier Cuello que insistieron respectivamente en sus el Corazón de Jesús y en la Virgen María desde el punto de vista de M. Teresa de Calcuta. El evento fue retransmitido en directo en su mayor parte por Radio María, lo que permitió que muchas personas que no estaban presentes en Salamanca pudieran participar de otro modo a través de las ondas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·