Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Guadalajara revitaliza las fiestas del Corpus Christi. Todas las cofradías de Semana Santa se vuelcan con la celebración que recupera el esplendor que había perdido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

De un tiempo a esta parte, el Corpus Christi, junto con la celebración de la Virgen de la Antigua, patrona de Guadalajara, se ha convertido en una de las fiestas mayores de esta diócesis gracias al empeño de sus feligreses por retomar su importancia. Además del fervor popular y el empeño de la Cofradía de los Apóstoles, que se encarga de esta tradicional fiesta junto con el Ayuntamiento, son las cofradías de Semana Santa las que han ayudado devolver el esplendor a este día consagrado a la adoración eucarística. A ellas se deben las vistosas alfombras de colores en la visita de la Custodia a cada templo. La Comunidad castellano-manchega ha decidido declarar el Corpus alcarreño Bien de Interés Cultural.

El Corpus Christi, que era una de las fiestas más importantes del año en España, había perdido parte de su esplendor. Pero en los últimos años, la tendencia es la contraria. Así ha ocurrido en Guadalajara hasta el punto de que la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha ha hecho pública su intención de que el Corpus en algunas localidades, entre ellas la capital alcarreña, sea declarado Bien de Interés Cultural.

En Guadalajara, aunque la mayor de las fiestas sigue siendo la de la patrona, la Virgen de la Antigua, sí se ha experimentado un importante aguge de la celebración del Corpus Christi. Detrás de esta revitalización de la fiesta decidacada al Santísimo Sacramento, no solo se encuentran la Cofradía de los Apóstoles y el Ayuntamiento, que son los encargados de la oraganización de la procesión, sino que también es muy importante la participación del resto de cofradías.

Y es que la Iglesia local se ha volcado con el Corpus Christi y las diferentes cofradías y hermandades de Semana Santa son las que se están encargando de ese 'esplendor' recuperado, traducido en las espectaculares alfombras de colores, fabricadas con arena o serrín, que reciben la Custodia en su procesión de templo a templo y en la acogida en cada una de estas casas de la Iglesia.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·