Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Durante las Jornadas de Misiones de la Región del Duero

El obispo de Ciudad Rodrigo ofrece una peculiar y amena charla a los misioneros a los que propone un equipaje de fe

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Monseñor Raúl Berzosa tenía que explicar la exhortación apostólica del Papa Francisco Evangelii Guadium. Para hacer más cercana y amena la conferencia, ha empleado varios símiles, como el del equipaje que el misioneros debe llevar o los  cuatro palos de la baraja que no puede olvidar.


Berzosa Misioneros duero Berzosa Misioneros duero

“Esta ha sido la exposición más bonita y más amena que he escuchado sobre la Evangelii Gaudium”, explicaba a Religión Confidencial Dionisio Antolín, delegado de misiones y de enseñanza en la diócesis de Palencia. Ha sido en Dueñas, en la provincia de Palencia, donde se está celebrando  este encuentro de formación para trabajadores y colaboradores de las Delegaciones de Misiones de la Región del Río Duero.

El objetivo de estas Jornadas es triple: profundizar en el tema de la animación misionera, intercambiar experiencias entre las distintas Delegaciones y trabajar la faceta misionera de la Exhortación apostólica Evangelii Gaudium. Para ello, los organizadores solicitaron la participación de monseñor Raúl Berzosa para explicar "las claves misioneras y evangelizadoras de la Evangelii Gaudium".

Pero lejos de tratarse de una exposición como suelen ser habituales, monseñor Berzosa ha lanzado una propuesta muy didáctica. Para arrancar, ha propuesto algunas de las cosas que debería llevar el misionero en su equipaje, como el Crucifijo, un pastillero con humor, ternura y paciencia, una brújula donde el norte es el amor a Jesucristo, el sur la eclesialidad, el este la oración y el oeste la presencia pública; donde se sumen la Biblia e Internet; una amplia caja de herramientas con mucha Doctrina Social de la Iglesia; una guitarra y una peculiar baraja de cartas.

Respecto a la baraja, ha explicado que cada palo tiene un sentido. Los oros representan la conversión pastoral. “No perdáis la esperanza”, decía a las más de 50 personas que están participando en la cita. Las espadas recuerdan que se evangeliza con el espíritu. Las copas sirven para rememorar la alegría de evangelizar y los bastos, para privilegiar a los más pobres.

También alertó sobre algunas de las “tentaciones” de la Iglesia misionera, como la ideologización, el reduccionismo socializante, la propuesta gnóstica o la pelagiana.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·