Domingo 22/04/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Llevará por nombre San Pablo, nacido en Damasco

Cañizares cede a los cristianos sirios refugiados una iglesia en Valencia

Se calcula que hay unos 500 inmigrantes en la provincia, acogidos a causa de la guerra en su país, la mayoría católicos y ortodoxos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En un encuentro con el arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, con cristianos refugiados a causa de la guerra siria que ahora viven en Valencia,  solicitaron al arzobispo disponer de un templo, y el prelado accedió inmediatamente.

Cañizares con personas sin hogar //AVAN Cañizares con personas sin hogar //AVAN ReligionConfidencial

Según ha sabido Religión Confidencial, el templo lo bendecirá el propio Cañizares el próximo 28 de abril, y  es el que correspondió a la parroquia de San Maximiliano Kolbe, que luego cambió de ubicación.  Se llamará San Pablo, por haber nacido en Damasco. El templo está en la ciudad de Valencia, pero también se espera que acudan refugiados de ciudades próximas.

“La mayor parte del medio millar de refugiados son sirios, que han venido a Valencia en estos años a causa de la guerra en su país, pero también los hay de otros países, que ahora acuden a las ceremonias religiosas en diversas iglesias de la ciudad”, señalan fuentes del arzobispado de Valencia a RC, a la vez que destacan “la gratitud de estos centenares de refugiados ante la decisión del arzobispo, pues les permitirá apoyarse más unos a otros en su vida de fe y ayudarse  en la integración, ya que compartirán  fe y unas duras experiencias en su vida personal y familiar ”.

Actividades formativas

Quieren llevar a cabo también actividades formativas en unos locales del templo, y para facilitar la integración empezarán con clases de castellano, valenciano, copto, arameo y árabe.

Asimismo, quieren aprender las lenguas de su obligado nuevo lugar de residencia a causa de la guerra, pero también conservar su lengua propia y que los niños la conserven, pues “algunos se plantean regresar a su país cuando sea posible o, simplemente,  la incertidumbre para ellos y sus familias les lleva a contemplar las diversas posibilidades en el futuro”, añaden desde el arzobispado.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·