Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Se debe caminar al menos 100 kilómetros a pie

Año Jubilar Teresiano: las cuatro rutas que el peregrino puede realizar para obtener la indulgencia

Además de conseguir el Jubileo, se disfrutará de un destacado patrimonio cultural y paisajístico por los cuatro puntos cardinales de Ávila

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado 15 de octubre, el obispo de Ávila, Jesús García Burillo y tras escuchar el Decreto de concesión por parte del Papa Francisco del Año Jubilar Teresiano, a las 18:40 horas abría el cerrojo de la verja izquierda del Convento de Santa Teresa de Jesús, la Puerta Santa por donde pasarán miles de peregrinos que busquen ganar el Jubileo en este Año Santo que finalizará el 15 de octubre de 2018.

Estatua de santa Teresa de Ávila. Estatua de santa Teresa de Ávila.

La diócesis de Ávila, en colaboración con la diputación abulense, ha diseñado nuevas rutas teresianas de peregrinación que transcurrirán por toda la provincia castellana en el marco de la celebración del primer Año Jubilar Teresiano.

Además de la ya existente entre Alba de Tormes y Ávila (que se inauguró con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa), se abren ahora tres nuevos caminos que atraviesan diferentes localidades que están relacionadas con la vida de la mística abulense.

El objetivo principal de estas nuevas sendas de peregrinación es que quienes realicen su recorrido puedan obtener la indulgencia plenaria. Se podrá conseguir dicho Jubileo cualquier día del año, siempre que se peregrine al menos 100 kilómetros a pie o a caballo, o 200 en bicicleta, hasta cualquiera de los templos jubilares de la ciudad de Ávila”. El recorrido siempre se realizará en diferentes etapas, hasta completar los kilómetros previstos.

Pero además de poder conseguir el Jubileo, los peregrinos podrán disfrutar de un destacado patrimonio cultural y un innegable valor epaisajístico por los cuatro puntos cardinales de la provincia de Ávila, señala la diócesis.

Estas cuatro rutas ofrecerán al peregrino un importante enriquecimiento espiritual. “No nos olvidemos de que un cristiano no es tal si no se pone en camino, es decir, sale de su acomodo y se pone en marcha hacia el Señor. Además, esta metáfora del camino es muy importante para la propia santa Teresa, hasta el punto de titular así una de sus obras más conocidas”, describe la diócesis en su página web del Jubileo.

La web ofrece en cada ruta textos para reflexionar durante el camino, además de dar una detallada explicación turística de aquellos lugares que se visita.

Ruta Teresiana 1. De la cuna al sepulcro

Esta ruta nació con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa, y une los dos lugares más significativos de la vida de la Santa: el lugar de su nacimiento (Ávila) y el de su muerte (Alba de Tormes). Desde su inicio hasta ahora, se cuentas por cientos las personas que han recorrido este itinerario, que promueven las Diputaciones de Ávila y Salamanca, y que gestiona la Asociación “De la cuna al sepulcro”.

Esta ruta coincide en varios tramos con las que siguió Teresa yendo a la fundación de Valladolid en 1568, en sus viajes a Salamanca (1570, 1571, 1573), y en su último viaje, en septiembre de 1582, a Alba de Tormes.

También ofrece la oportunidad de visitar los conventos de carmelitas descalzas de Mancera y Duruelo, fundados (1944 y 1947, respectivamente) por Santa Maravillas de Jesús (1891-1974). Y el de Peñaranda de Bracamonte, con su museo de arte napolitano. En el terreno artístico, son destacables también otras iglesias de este recorrido, como las de Cardeñosa, Fontiveros o Narros del Castillo.

Ruta Teresiana 2. Ruta de la salud

Esta ruta consta de 120 kilómetros y atraviesa una docena de municipios desde Becedas hasta Ávila, pasando por El Barco de Ávila, Piedrahíta, Mesegar de Corneja, Bonilla de la Sierra, Villanueva del Campillo, Vadillo de la Sierra, San Juan del Olmo, Ortigosa (Manjabálago), Muñico, Chamartín y Martiherrero.

Entre ellos, se encuentran tres municipios que cuentan con la declaración de Conjunto Histórico o están en vías de obtenerla, como El Barco, Piedrahíta y Bonilla, pero también se localizan conjuntos arqueológicos como La Mesa de Miranda, en Chamartín.

Se trata de recorrer las localidades en las que residió la joven Teresa buscando remedios para su delicada salud.

Ruta Teresiana 3. La ruta del confesor

De todos los grandes hombres con los que coincide Santa Teresa en vida, uno de los que más la marcó fue su confesor, San Pedro de Alcántara, cuyos restos reposan hoy en la localidad abulense de Arenas de San Pedro.

Esta ruta tiene un recorrido de unos 118 kilómetros y atraviesa los municipios de El Arenal, Cuevas del Valle, San Martín del Pimpollar, Hoyos de Miguel Muñoz, Navalsauz, Mengamuñoz, Muñogalindo, Padiernos y El Fresno.

Ruta Teresiana 4. Ruta de los caminos y posadas

Este trayecto recorre municipios del Alto Tiétar y la comarca de Alberche-Pinares. Simboliza los viajes de Santa Teresa hasta Toledo, donde tuvo una importante tarea epistolar, en el marco de la reforma del Carmelo que había emprendido previamente. Además, en Toledo fue donde comenzó a escribir su obra “Castillo interior”, también conocida como “Las Moradas”, una obra cumbre de la espiritualidad teresiana y universal.

La ruta comprende 100 kilómetros desde Sotillo de La Adrada, pasando por Casillas, El Tiemblo, Cebreros, San Bartolomé de Pinares, Herradón de Pinares y Tornadizos, hasta llegar también a Ávila. Transcurre por enclaves naturales de gran valor, como el Valle de Iruelas, los puertos de Casillas o El Boquerón. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·