Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Las 4 veces que los Ángeles custodios han salvado al Papa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El 2 de octubre la Iglesia celebra la fiesta de los Ángeles Custodios.

El Papa durante el Ángelus del domingo dejo que Dios está presente en el mundo también a través de ellos y los describió como "la protección de Dios por cada hombre" Además el Papa dijo que desde el nacimiento a la muerte "la vida humana está rodeada de su continua protección"

Benedicto XVI tiene una fe ciega y una relación muy particular con su Ángel Custodio y es que según publica el periódico de Roma "Il Messaggero" los ángeles custodios han protegido al Papa al menos en cuatro episodios muy difíciles de su vida. Las dos primeras ocurrieron cuando Joseph Ratzinger era apenas un niño. A los pocos años de vida contrajo la difteria. El médico pensaba que no sobreviviría pero según el Papa fue su Ángel Custodio quien lo ayudó. Algún año más tarde, Ratzinger cayó en un estanque y en esta ocasión también fue su Ángel Custodio quien lo ayudó a salir ileso.

Más tarde, casi al acabar la Segunda Guerra Mundial, en febrero de 1945, contrajo una septicemia. Él médico militar quería amputarle un pulgar para salvarle la vida pero al final no fue necesario. Semanas más tarde Ratzinger decidió desertar. Durante su fuga, se encontró con dos soldados que cerraron un ojo y lo dejaron continuar. El Papa ve también en estos dos episodios una clara intervención de su Ángel Custodio.

También recordó a su Ángel Custodio en julio de 2009 cuando durante sus vacaciones se cayó y tuvieron que inmovilizarle el brazo. El Papa dijo que por desgracia su Ángel Custodio no había podido evitar su caída, obviamente por órdenes superiores.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·