Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Cómo ve Benedicto XVI la Iglesia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A los 43 nuevos arzobispos metropolitanos a los que el Papa encarga la guía de las diócesis más numerosas Benedicto XVI les ha dado una lección de humildad y la receta para realizar su nuevo encargo.

"La Iglesia no es una comunidad de personas perfectas, sino de pecadores necesitados del amor de Dios". Son las palabras del Papa durante la celebración de la fiesta de San Pedro y San Pablo y en la ceremonia de imposición del palio a los nuevos arzobispos metropolitanos.

La fiesta de San Pedro y San Pablo es una de las más importantes en Roma y en el Vaticano. En Roma, porque estos dos apóstoles son los patronos de la Ciudad Eterna y en el Vaticano porque el Papa aprovecha ese día para impone el palio a los nuevos arzobispos metropolitanos, que es una estola de lana de cordero que les recuerda que son pastores y que deben cuidar a su rebaño.

Como es costumbre en este pontificado, Benedicto XVI habla claro y no tiene miedo de llamar a las cosas por su nombre. . "La Iglesia no es una comunidad de perfectos, sino de pecadores que se deben reconocer necesitados del amor de Dios, necesitados de ser purificados por medio de la Cruz de Jesucristo". Claro, preciso y escandalosamente ajustado a la realidad.

Una verdadera lección de humildad para los nuevos arzobispos que el Papa quiere que vuelvan a sus países de origen conscientes de la realidad propia y de la situación en la que tendrán que moverse. Pero el Papa no les deja solos y a su suerte, sino que les dio las claves para que lleven a cabo su nueva función: "Sintámonos juntos cooperadores de la Verdad que reclama en cada uno de nosotros el empeño constante de conversión". Cooperadores de la Verdad, "cooperatores veritatis", el lema de su pontificado, que él lleva haciendo realidad desde hace siete años, cuando tras la fumata blanca salió abrumado al balcón de la basílica de San Pedro y se definió como "un humilde trabajador en la viña del Señor".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·