Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El segundo estado con más relaciones diplomáticas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El discurso que Benedicto XVI dirigió ayer a los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede era muy esperado, quizá este año más que nunca, porque el tema de la libertad religiosa está cobrando una gran actualidad.

Tras Estados Unidos, la Santa Sede es la que mantiene actualmente relaciones diplomáticas con más países. Sin embargo, en 1900 estas naciones eran apenas veinte. En 1978, al inicio del pontificado de Juan Pablo II llegaron a 84. Y en 2005, tras la elección de Benedicto XVI había 174.

Actualmente la Santa Sede tiene relaciones diplomáticas plenas con 178 países, a los que hay que añadir la Unión Europea y la Soberana Orden Militar de Malta y una misión con carácter especial: la Oficina de la Organización para la Liberación de Palestina.

Por lo que se refiere a las Organizaciones Internacionales, la Santa Sede está presente en la ONU en calidad de “Estado observador” y es además miembro de 7 Organizaciones o Agencias del Sistema ONU, observador en otras 8 y miembro u observador en 5 Organizaciones regionales.

Entre los países con los que la Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas está China-Taiwán, donde desde 1979 no reside un nuncio, sino sólo un simple “encargado de negocios ad interim”, en espera de que la nunciatura se traslade a Pekín. Mientras tanto, un diplomático vaticano reside permanentemente en la llamada “misión de estudio” de Hong Kong, aun figurando formalmente como “consejero cultural” de la nunciatura de Filipinas.

China es el país más grande entre los que no tienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede. Pero no es el único. Aparte de Kosovo -cuyo inevitable reconocimiento tendrá lugar cuando su estatus internacional sea menos controverso-, la Santa Sede aún no tiene relaciones diplomáticas con dieciséis países, sobre todo de Asia, en su mayoría musulmana. En nueve de estos países no existe un enviado del Vaticano (Afganistán, Arabia Saudita, Bhután, República Popular China, Corea del Norte, Maldivas, Omán, Tuvalu y Vietnam).

Hay delegados apostólicos (representantes pontificios en las comunidades católicas locales, pero no ante los gobiernos) en otros siete países: tres africanos (Comores, Mauritania y Somalia) y cuatro asiáticos (Brunei, Laos, Malasia, Myanmar). Con algunos de estos países, sin embargo, la Santa Sede ya mantiene contactos. Con Vietnam inició formalmente las negociaciones para llegar a relaciones diplomáticas plenas y, para ello, se espera el nombramiento de un representante no residencial en Hanoi (será el titular de la nueva nunciatura que se erija en Singapur).

Actualmente hay ochenta países que tienen un embajador residente en Roma. Los otros suelen estar representados por diplomáticos que viven en otras capitales europeas. Sumando a los dos nuevos nuncios designados el sábado pasado, cuyos destinos todavía no se conocen públicamente, hoy operan en el mundo 105 nuncios (o representantes papales), algunos de los cuales “cubren” más de un país.

Por Alfonso Bailly-Bailliére

 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·