Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La segunda Navidad del Papa Francisco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Unos días en los que el Papa venido desde el fin del mundo invita a hacer una pausa porque “el misterio del nacimiento de Jesús en Belén, que históricamente aconteció hace más de dos mil años, acontece como evento espiritual, en el hoy”.

El Papa Francisco, besando una imagen del Niño Jesús. El Papa Francisco, besando una imagen del Niño Jesús.

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

Así lo ha indicado el Papa Francisco en el último Angelus antes de la Navidad, en donde ha destacado dos aspectos esenciales de la actitud de María como modelo para prepararse a la Navidad.

El primero es “su actitud de fe, que consiste en escuchar la Palabra de Dios para abandonarse a ella con disponibilidad absoluta de mente y de corazón” y el otro aspecto es “la capacidad de la Madre de Cristo de reconocer el tiempo de Dios, enseñándonos así a comprender el momento favorable en que Jesús pasa por nuestra vida y pide una respuesta rápida y generosa”.

En esta línea, el Pontífice nos asegura que “Jesús pasa” y en la celebración de la Navidad “viene a llamar nuevamente al corazón de cada cristiano. Pasa y llama” por lo que ha explicado que “cada uno de nosotros está llamado a responder, como María, con un ‘sí’ personal y sincero, poniéndonos completamente a disposición de Dios y de su misericordia, de su amor''.

“Cuando sentimos en nuestro corazón: ‘Me gustaría ser más bueno, más buena; me he arrepentido de esto...’ Es el Señor que llama, que nos hace sentir las ganas de ser mejor, de estar más cerca de los demás, de Dios. Si lo sientes, ¡párate! Allí está el Señor. Y ve a rezar, y quizás a confesarte... Todo eso hace bien. Pero acuérdate, si sientes esas ganas de mejorar, es Él quien llama: no dejes que pase de largo'', ha precisado.

Por otro lado, el Obispo de Roma ha asegurado que “el regalo precioso de Navidad es la paz y –ha añadido- que Cristo que es nuestra paz verdadera. llama a nuestros corazones para darnos la paz, la paz del alma. Abramos las puertas a Cristo'', ha invitado.

En la última audiencia general del año civil, el Papa Francisco ha recordado también que “la proximidad de Navidad ilumina el misterio de la encarnación del Hijo de Dios que abre un capítulo nuevo en la historia universal del hombre y de la mujer. Y este nuevo inicio ocurre dentro de una familia, en Nazaret. Jesús nació en una familia”.

Por este motivo, ha invitado a las familias a recibir a Jesús ''cada familia cristiana - como lo hicieron María y José - puede ante todo recibir a Jesús, escucharlo... protegerlo, crecer con Él y así mejorar el mundo” por lo que ha exhortado a hacer “espacio en nuestros corazones y en nuestras jornadas al Señor”.

Por último, el Papa Francisco ha explicado el significado del Belén y del árbol de Navidad que “son signos navideños siempre sugestivos y amados por nuestras familias cristianas” porque “recuerdan el misterio de la encarnación, el Hijo unigénito de Dios que se hizo hombre para salvarnos y la luz que Jesús trajo al mundo con su nacimiento”.

Asimismo, ha explicado que el Belén como el Árbol “llegan al corazón de todos, también de los que no creen, porque hablan de fraternidad, de intimidad y de amistad, llamando a la humanidad de nuestra época a descubrir de nuevo la belleza de la sencillez, del compartir y de la solidaridad”.

“Son una invitación a la unidad, a la concordia y a la paz; una invitación a hacer sitio, en nuestra vida personal y social, a Dios que no viene con arrogancia a imponer su potencia, sino que nos ofrece su amor omnipotente a través de la frágil figura de un Niño. El Belén y el Árbol traen, por lo tanto, un mensaje de luz, de esperanza y de amor'', ha aseverado.

Este año, el Árbol de la Plaza de San Pedro viene de Calabria y las decoraciones del Aula Pablo VI así como las de los Museos Vaticanos son mexicanos, como hemos informado en esta noticia.

El año pasado el Papa Francisco visitó a su predecesor Benedicto XVI, un gesto que probablemente el Papa argentino repita estas Navidades que son las segundas de su Pontificado.

Twitter: @mercedesdelat

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·