Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El nuevo secretario de “Propaganda Fide” es un sacerdote salesiano procedente de China

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa ha nombrado a un sacerdote chino secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Esto supone un paso importante en la forma de abordar los problemas en China: Savio Hon Tai-Fai, que así se llama el elegido, conoce la realidad de su país y tiene contactos directos con la Iglesia china.

Aunque Hon Ta-Fai es un salesiano y vive en Hong Kong, como el cardenal Joseph Zen Zekiun -que fue obispo de esta diócesis entre 2002 y 2009 y defiende una posición más firme contra el gobierno de Pekín-, Hon Tai-Fai es un intelectual y en más de una ocasión ha expresado su independencia y su autonomía con respecto a Zen.

Con la decisión de nombrar a un presbítero, y no a un obispo, ni siquiera a un obispo de la llamada “Iglesia clandestina” (denominación superada tras la Carta de Benedicto XVI a los católicos chinos), se fortalece la línea de Benedicto XVI y de la secretaría de Estado. Es decir, se legitima continuar el diálogo y no cerrar las puertas a la negociación, a pesar de la involución en el último período y los intentos para tratar de controlar la Iglesia Católica.

El nombramiento de Hon Tai-Fai no se puede considerar, sin embargo, como una “respuesta” de la Santa Sede a la Asamblea de la Asociación Patriótica Católica, que en su reunión del pasado 7 de diciembre decidió poner al frente de la conferencia episcopal a un obispo ilegítimo.

El gobierno chino respondió hace un par de días con duras palabras a las fuertes críticas formuladas por la Santa Sede, que lamentó profundamente el hecho de que la celebración de la citada Asamblea, así como la reciente ordenación episcopal sin el mandato indispensable del Papa, hayan dañado de manera unilateral el diálogo y el clima de confianza que se había establecido en sus relaciones con el Gobierno de la República Popular China.

A pesar del duro golpe infligido a la Iglesia católica en China, la Santa Sede reafirma su propia voluntad de diálogo honesto. Una de las nuevas vías será sin duda la establecida a partir de ahora por el nuevo secretario del dicasterio vaticano de “Propaganda Fide”, que procede precisamente de esa gran nación asiática.

Por Alfonso Bailly-Bailliére

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·