Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La reaparición de Benedicto XVI

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cariño por sus ex alumnos le hizo hacer una 'excepción' al presidir una Celebración Eucarística en la capilla de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano con la participación de casi cincuenta personas y con la concelebración de dos cardenales, dos arzobispos y un obispo auxiliar.

Esta 'reaparición' ha causado una agradable sorpresa para muchos, porque es válido que después de renunciar al Pontificado, Benedicto XVI pueda encontrarse con la gente a la que quiere, porque una vida de oración no se lo impide y porque ¡sigue vivo! El Papa emérito es 'también' Joseph Ratzinger, exprofesor de Universidad y uno de los mejores teólogos de esta época.

Los 'afortunados' fueron los exalumnos del denominado 'Ratzinger Schülerkreis' que participaron en su tradicional encuentro anual en Castelgandolfo, este año inició el 29 de agosto pero por primera vez en su historia, Joseph Ratzinger no participó.

Además de concelebrar con él su secretario Georg Gänswein, ahora arzobispo y confirmado Prefecto de la Casa Pontificia -por el Papa Francisco el sábado pasado-, estuvieron con Benedicto XVI los cardenales Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y Christoph Schönborn, arzobispo de Viena, Austria; el Secretario del Pontificio Consejo para la Cultura, Barthelemy Adoukonou y el Obispo auxiliar de Hamburgo, Alemania, Hans-Jochen Jaschke.

Muchos quisieran ver nuevamente a Benedicto XVI, pero probablemente esta 'reaparición' permanezca como una de las pocas excepciones que hará ya que ha insistido en su clara intención de tener una vida de oración y estudio, pero seguramente serán bienvenidas las ocasiones que permitirán verlo de nuevo.

Algunos vaticanistas consideran que el 'efecto Francisco' provocará que la opinión pública 'olvide' rápidamente a su predecesor... en lo personal, prefiero evitar la dinámica de las comparaciones constantes entre ambos porque lamentablemente se termina desacreditando a uno de los dos. En cambio esta 'reaparición' puede traer a la memoria los grandes momentos del Pontificado de Benedicto XVI y de su histórica renuncia.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·