Jueves 19/10/2017. Actualizado 19:01h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El predicador del Papa y su receta contra el zapping

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde hace 32 años el fraile capuchino Raniero Cantalamessa dirige las meditaciones del Papa durante la Cuaresma y el Adviento. Es el Predicador de la Casa Pontificia, un encargo que ocupa desde que Juan Pablo II lo eligió personalmente en 1980. Un delicado trabajo que compaginó hasta el año 2012 con ser presentador de un programa de televisión.

Su trabajo consiste en predicar nada más y nada menos que al Papa, a los cardenales y obispos de la Curia y a los superiores de órdenes religiosas. Es él quien elige el tema sobre el que el mismo Sucesor de Pedro y sus más estrechos colaboradores meditarán. Dice que "piensa sobre los desafíos que afronta la Iglesia durante este año y busco en las Escrituras una respuesta". Ante tanta responsabilidad, Cantalamessa asegura que no está sólo sino que se deja inspirar por el Espíritu Santo.

Este año las cuatro meditaciones que tendrán lugar cada viernes de Cuaresma por la mañana tratarán sobre el Año de la Fe, bajo el título los Padres griegos de la Iglesia como maestros de Fe. La primera será este viernes 9 de marzo. Y las correspondientes al Adviento tendrán como hilo conductor a los Padres latinos de la Iglesia.

El título de Predicador de la Casa Pontificia es un cargo que pasa de capuchino a capuchino desde 1723. El superior de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos presenta tres nombres al Papa y es él mismo el que elige al que será su predicador. A Raniero Cantalamessa el cargo le llegó de manera inesperada cuando era profesor en la Universidad Católica de Milán. Y desde entonces se ha mostrado como un hermano capuchino polifacético y es que durante 14 años presentó un programa de televisión "A sua Immagine" en la cadena italiana RAI. Cantalamessa, experto ante las cámaras, asegura que tiene un secreto para evitar el zapping: "La gente quiere respuestas a sus problemas. Y estas respuestas están en el Evangelio".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·