Domingo 18/02/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Los obispos italianos hacen tambalear el gobierno de Berlusconi

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente de los obispos italianos, el cardenal Angelo Bagnasco, ha criticado sin medias tintas la inmoralidad de Silvio Berlusconi. Ha sido durante la reunión del consejo permanente de la Conferencia episcopal italiana.

Para Bagnasco, si se confirman "algunos comportamientos" mostrarían estilos de vida difícilmente compatibles con la dignidad de la persona y con la decencia de las instituciones y la vida pública. También dijo que quien sigue la carrera política debería ser consciente de la medida de la sobriedad, la disciplina y del honor que supone todo cargo público, y que se refleja en la Constitución italiana

Desde hace más de un año Silvio Berlusconi se ha visto mencionado en varios procesos judiciales y mediáticos sobre delitos que van desde inducción a la prostitución de menores hasta el uso indebido de su cargo público.

A pesar del desgaste progresivo, la influencia mediática de Berlusconi ha hecho que el gobierno siga adelante y que no se convoquen elecciones anticipadas. Pero cada vez se levantan más voces contra Berlusconi, y ya no sólo la oposición pide su dimisión.

Los sindicatos y la patronal italiana también critican la incapacidad del Cavaliere de dar soluciones a los problemas económicos del país porque solo se habla de "escorts", interceptaciones telefónicas y bunga bunga. La situación ha provocado una caída de la credibilidad del gobierno italiano y la "declasación" de Italia por parte de las agencias internacionales.

Aún teniendo muchos sectores en contra, Berlusconi resiste. Aparentemente no le importa de dónde procedan las críticas. Como gran comunicador, muestra siempre ante la opinión pública una supuesta conspiración contra él procedente de sectores de la izquierda, de jueces rojos y de los medios enemigos.

Por si alguien tenia alguna duda, el discurso del cardenal Bagnasco ha significado la ruptura definitiva entre la Iglesia y su gobierno. Si las críticas de otros sectores no preocupan al Cavaliere, las de la Iglesia le preocupan muchísimo porque gran parte de su electorado se define católico y porque la Iglesia Católica siempre ha gozado en Italia de una gran influencia en la opinión pública y en la vida política.

La Iglesia lleva tiempo mostrando su malestar por la actitud de Berlusconi y ha criticado su comportamiento moral en repetidas ocasiones pero nunca antes la crítica había sido tan directa y clara.

Berlusconi cada vez se encuentra más solo, pero dicen quienes le conocen que no piensa dimitir. A pesar de que el golpe que acaba de recibir no será muy fácil de encajar.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·