Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Mensaje al G-20 reunido en Australia

El Papa llama a los líderes mundiales a reducir la “inaceptable desigualdad”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Francisco ha enviado una carta al Primer Ministro de Australia, Tony Abbott, país que preside la Cumbre de los Jefes de Estado y Gobierno, conocido como G-20, este 15 y 16 de noviembre en la ciudad de Brisbane.


Cumbre del G20 en Australia. Cumbre del G20 en Australia.

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

El Papa ha aprovechado la ocasión de esta reunión que persigue relanzar un crecimiento sostenible de la economía y para crear oportunidades de trabajo dignas y estables para todos, para lanzar nuevamente un llamamiento a los líderes del mundo.

En primer lugar, les ha pedido no olvidar que “detrás de estas discusiones políticas y técnicas están en juego muchas vidas” por lo que advierte el riesgo de que todo quede en “declaraciones de principio” y a buscar reducir “las formas de inaceptable desigualdad” que hay en el mundo.

Además, el Pontífice ha precisado que en el mundo –y también en los países pertenecientes al G-20- existen “demasiadas mujeres y hombres que sufren a causa de la desnutrición severa, del crecimiento en el número de desempleados, del alto porcentaje de jóvenes sin trabajo y por el aumento la exclusión social que puede desembocar en la actividad criminal e, incluso, en el reclutamiento de terroristas”.

Asimismo, el Papa ha alertado por la “agresión constante al ambiente natural” y ha explicado que es “resultado de un consumismo desenfrenado” que produce también “graves consecuencias en la economía mundial”.

Por otro lado, el Papa ha solicitado detener definitivamente la “injusta agresión” en Oriente Próximo que sufren “diferentes grupos, religiosos y étnicos, incluidas las minorías” y ha asegurado que se requiere eliminar “las causas profundas del terrorismo que ha alcanzado proporciones hasta ahora inimaginables; entre esas causas están la pobreza, el subdesarrollo y la exclusión”.

En esta línea, el Papa Francisco ha insistido en que la solución “a este grave problema no puede ser exclusivamente de naturaleza militar, sino que también debe centrarse en aquellos que de una u otra manera alientan a los grupos terroristas con el apoyo político, el comercio ilegal de petróleo o el suministro de armas y tecnología”.

Por lo que se requiere “un esfuerzo educativo y una conciencia” para que todos estén convencidos de que “la religión no puede utilizarse como forma de justificar la violencia”.

Twitter: @mercedesdelat

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·