Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El encuentro de Francisco y Ban Ki-moon

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los primeros encuentros oficiales de Francisco comienzan a pasar por el tercer piso del Palacio apostólico, también llamada terza loggia, por donde han pasado los grandes del mundo para ser recibidos por los papas.

En este caso ha sido Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas quien ha pasado por el Vaticano. Se trata de una muestra de respeto, interés y agradecimiento al trabajo que que esta organización realiza en favor de la paz, de la promoción del bien común y de la defensa de los derechos fundamentales del hombre.

Ban Ki-moon comienza su segundo mandato al frente de la ONU y ha presentado al Papa los principales puntos en los que trabajará en los próximos cinco años que esté al frente de las Naciones Unidas. Por eso Francisco también ha aprovechado la ocasión para recordarle que la ayuda de la Iglesia también está disponible para la cooperación y para unir los proyectos que ya desarrolla, con su identidad y características propias, en pos de la tarea humanitaria.

Como siempre el encuentro ha sido breve, unos 25 minutos pero en ellos el Papa ha hablado por primera vez en inglés con intérprete. Siria preocupa al Papa y por eso ha hablado con Ban Ki-moon de la situación que afronta este país y las repercusiones que conlleva ese estado bélico para los demás países de Oriente Próximo. También han hablado del aumento de tensión en Corea del Norte. Durante esos minutos el Santo Padre también ha pedido al secretario general de la ONU que se actúe de manera decisiva contra la trata de personas, en especial de mujeres, de los refugiados y de los inmigrantes.

Durante el intercambio de regalos se escucharon algunas tímidas palabras en inglés de Francisco al secretario general de la ONU. El Papa le regaló un mosaico de la plaza de Sn Pedro y a sus colaboradores un rosario con el escudo de Benedicto XVI. Ban Ki-moon le entregó la Carta de las Naciones Unidas en los seis idiomas oficiales.

Comienzan los encuentros oficiales y el trabajo duro. Ahora el cardenal Bergoglio empieza a conocer de manera profunda los problemas y conflictos mundiales. una grandísima responsabilidad que el hasta hace poco arzobispo de Buenos Aires jamás pensó que tendría que intervenir, o al menos mediar para conseguir hacer el bien entre los poderosos de la tierra.

@blancaruizanton

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·